Elecciones legislativas en EE UU: por qué son cruciales, qué está en juego y cómo llegan republicanos y demócratas

Estados Unidos celebra este martes día 8 elecciones legislativas, unos comicios que decidirán la nueva composición de las dos cámaras del Congreso (la Cámara de Representantes, o Cámara Baja; y el Senado, o Cámara Alta), y que determinarán por tanto el margen de maniobra que tendrá Joe Biden durante el resto de su actual presidencia. Las legislativas se celebran cada dos años, por lo que tienen lugar a medio mandato. Son consideradas por ello, además, una oportunidad para que los votantes se pronuncien, aunque sea indirectamente, sobre la labor presidencial.

En 36 estados se celebrarán además votaciones para elegir gobernadores y secretarios estatales. Estos últimos son los encargados de ratificar el recuento de votos en las elecciones presidenciales, una labor crucial, a la vista de lo ocurrido en los últimos comicios.

Biden lleva semanas intentando convencer a los votantes de que estas serán unas elecciones decisivas en temas clave como el aborto, las armas o el matrimonio igualitario, sobre los que ha prometido legislar a nivel federal si logra conseguir mayorías suficientes en el Congreso. «Estas son las elecciones de medio mandato más importantes de nuestras vidas. Y eso no es una hipérbole. Van a dar forma a cómo será este país durante la próxima década o más. No es una broma», dijo el presidente hace una semana, al votar por adelantado en Delaware, su estado natal.

El presidente ha llegado a decir, varias veces, que «la democracia está en peligro», durante una campaña que tanto el actual mandatario como su antecesor, Donald Trump, han convertido en una especie de continuación de los comicios de 2020, y en un adelanto de lo que puede pasar en los de 2024. 

Biden ha arremetido contra los candidatos apoyados por Trump —a los que llama «republicanos MAGA», acrónimo de «Make America Great Again» (Hagamos a Estados Unidos grande de nuevo), el eslogan de campaña y de la presidencia de Trump— y ha definido los comicios como «una batalla por el alma» de EE UU.

«Esta es una elección entre dos visiones diferentes de Estados Unidos», dijo Biden este domingo en Filadelfia, durante un mitin multitudinario en el que apareció junto al expresidente Barack Obama, y en el que el mensaje principal fue pedir a los ciudadanos que voten. Unos 36 millones de personas ya lo han hecho por adelantado, pero los demócratas necesitan lograr una alta participación para ganar las batallas claves.

Trump, vivito y coleando

Por su parte, Trump, que sigue siendo el líder de Partido Republicano, ha jugado durante la campaña un papel cuya intensidad no tiene prácticamente precedentes. 

Históricamente, los expresidentes suelen adoptar un perfil político bajo tras dejar la Casa Blanca. Trump, sin embargo, sigue sin reconocer su derrota frente a Biden, ha continuado propagando sus mentiras sobre fraude electoral, ha recaudado millones de dólares para los candidatos que le son fieles y, lo más importante, ha ido dejando cada vez más claras sus intenciones, adelantando que «muy probablemente» volverá a ser candidato en las presidenciales de 2024.

Estas elecciones serán, además, las primeras que celebra el país desde el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021, cuando una turba de seguidores de Trump irrumpió en el Congreso para impedir que se ratificara la victoria de Biden. Es una herida que aún no ha acabado de cicatrizar, en un contexto en el que se ha disparado la polarización ideológica.

A mediados de octubre, el grupo de expertos Soufan Group alertaba en un informe sobre la posibilidad de un nuevo estallido de violencia política durante estas elecciones legislativas, debido a la situación de «hiperpartidismo» que, señalaban, atraviesa el país, alimentado en particular por redes sociales de ultraderecha. Este estado de crispación alcanzó su máxima expresión en el ataque sufrido el 28 de ese mes por Paul Pelosi, el esposo de la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

Soufan describió la situación actual como resultado de multitud de temas de discordia entre demócratas y republicanos durante los dos primeros años de la administración Biden, incluyendo la histórica decisión del conservador Tribunal Supremo contra el aborto, la lucha contra la pandemia, la crisis económica derivada de la guerra de Ucrania (en especial la subida de la inflación), los procesos judiciales contra los participantes en el asalto al Capitolio, o la investigación abierta contra Trump.

En este contexto se ha vuelto especialmente complicado llegar a pactos que hagan posible que una formación apruebe nuevas leyes, a menos que ostente tanto la presidencia como el liderazgo de las dos cámaras.

Así, si los republicanos recuperan el poder legislativo pueden obstaculizar los intentos de la Administración demócrata de Biden de sacar adelante nuevas propuestas. Ya han avisado de que se plantean utilizar una potencial mayoría para impulsar una avalancha de investigaciones, entre ellas una sobre las razones del registro de la mansión de Trump en Florida, y no descartan incluso la puesta en marcha de un juicio político (impeachment) contra el actual presidente.

Qué está en juego

La Cámara de Representantes se renueva íntegramente cada dos años. Sus 435 escaños se reparten en función de la población de cada uno de los estados (California, el más poblado, cuenta con 52 congresistas; Wyoming, el de menos habitantes, con solo uno).

Actualmente, los demócratas controlan este órgano legislativo gracias a sus 220 escaños, ocho más que los republicanos, lo que permite al partido de Biden aprobar sin problemas cualquier proyecto, o incluso impulsar iniciativas como la investigación por el asalto al Capitolio.

El Senado, por su parte, se renueva por tercios, con dos escaños por estado, independientemente de su población. Cada senador obtiene un mandato de seis años y, en esta ocasión, están en juego 35 escaños procedentes de un total de 34 estados.

La Cámara Alta, que tiene entre sus competencias avalar o tumbar cargos públicos o jueces nombrados por el presidente, está actualmente dividida, con 50 escaños para cada uno de los dos grandes partidos. Sin embargo, técnicamente, está controlada por los demócratas, ya que el voto de desempate recae en la Presidencia del Senado, ejercida por la ‘número dos’ de Biden, la vicepresidenta del país, Kamala Harris.

Controlar al menos una de las cámaras es clave para cualquiera de los dos grandes partidos, ya que permite promover una agenda legislativa propia u obstaculizar la del contrario. El presidente, no obstante, tiene margen para promulgar o vetar las leyes que emanen del Congreso.

Qué puede ocurrir

Tradicionalmente el partido en la Casa Blanca se ve penalizado en las elecciones de medio mandato, y esta vez no parece ser una excepción: tras un inicio de campaña optimista para el bando demócrata, la balanza en los sondeos se ha ido inclinando cada vez más en favor de los republicanos, espoleados, más allá de las llamadas ‘guerras culturales’, por una campaña centrada en culpar a las políticas demócratas de la inflación desbocada que sufre el país.

La media ponderada de encuestas elaborada por la web FiveThirtyEight otorga a los demócratas un 45% de posibilidades de mantener su ventaja en el Senado y solo un 16% de hacerlo en la Cámara de Representantes.

El escenario más probable apunta, por tanto, a una victoria republicana en la Cámara de Representantes. De ser así, Biden y sus seguidores perderían capacidad para promover algunas de las medidas que han prometido impulsar, como una ley federal para el derecho al aborto, salvaguardar el matrimonio entre personas del mismo sexo, o introducir nuevos controles a la venta de armas de asalto.

El Partido Republicano, además, lograría revertir la tendencia de las últimas elecciones en un contexto clave, previo a las presidenciales de 2024, y contaría con uno de sus miembros como tercera máxima autoridad del país. El actual líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, es la opción más probable para presidir el órgano.

Mientras, en el Senado, los demócratas tienen, en principio, más opciones de conservar el control, aunque todo indica que no habrá grandes desequilibrios en favor de ninguna de las dos partes. 

Si los republicanos diesen la sorpresa y controlasen también la Cámara Alta, se complicaría la estabilidad política de Biden, al que solo le quedaría recurrir a la herramienta del veto y esperar una suerte mejor a dos años vista. Sin ninguna de las dos cámaras bajo su control, el presidente estaría abocado a centrarse en temas que no dependan tanto del aval del Congreso, como propuestas en política exterior, si quiere dejar algún legado de calado en sus últimos años o reforzar su campaña de cara a la potencial reelección en las presidenciales de 2024.

Los estados clave

Pensilvania, Nevada, Georgia, Ohio, Arizona, Michigan y Wisconsin ocuparán la atención en la noche electoral.

La carrera será particularmente dura en Arizona, Georgia o Pensilvania. En Georgia, Raphael Warnock y Herschel Walker están empatados en intención de voto al 48% para el Senado. Lo mismo ocurre en Arizona, donde el demócrata Mark Kelly saca ventajas de apenas entre uno y dos puntos al republicano Blake Masters. 

En Pensilvania, todo apunta a que el «gigante» John Fetterman, demócrata, obtendrá la victoria sobre el candidato republicano, el cirujano y presentador de televisión Mehmet Oz, un candidato emergido, como Walker, al calor del trumpismo. Pero no es descartable un vuelco.

Pensilvania, que podría determinar qué partido controla el Senado, tiene además un gran significado simbólico: Obama ganó este estado en los comicios de 2008 y 2012, Trump se lo arrebató a los demócratas en 2016, y Biden lo recuperó en 2020.

Aborto, armas, marihuana…

Al margen de las elecciones legislativas, en 36 estados se celebrarán votaciones para elegir gobernador y multitud de cargos estatales y locales, entre ellos las mencionadas Secretarías de Estado.

Los sondeos pronostican suertes diversas para los partidos: los demócratas pueden recuperar Masachusets y Maryland y los republicanos Nevada, Wisconsin e incluso Oregón, donde la irrupción de un tercer candidato ha marcado la carrera.

También habrá elecciones locales en decenas de ciudades, mientras que se someterán a votación más de un centenar de medidas de ámbito estatal.

En varios estados se votarán propuestas que pueden restringir el derecho al aborto tras el histórico fallo del Tribunal Supremo en su contra (California, Míchigan y Vermont buscan blindar su acceso, mientras que Kentucky y Montana quieren limitarlo más aún), y la lista total incluye iniciativas sobre las armas, el juego, la marihuana (cinco estados plantean su uso con fines recreativos), o la prohibición de la llamada «servidumbre impuesta» como castigo, un punto que afecta a las personas encarceladas y al trabajo que en ocasiones efectúan en prisión sin remuneración a cambio.


Con información de Efe y Europa Press

La victoria de Obama en las primarias, de la A a la Z

Cincuenta claves para entender la designación del primer candidato negro a la presidencia de EE UU. Quién es, qué propone, por qué ha ganado a Hillary Clinton. Los detalles de cinco meses de batalla electoral.

A

1. Afroamericano

El senador por Illinois Barack Obama (47 años) ha marcado esta semana un hito en la historia de los Estados Unidos al haber sido elegido candidato por el Partido Demócrata a la presidencia del país. Es el primer candidato afroamericano y de raza negra (mulato, en realidad, al ser su padre negro y su madre blanca) que luchará por ocupar la Casa Blanca.

2. Abolición

La elección de Obama se produce 143 años después de la abolición de la esclavitud en EE UU.

3. Apoyo

Obama recibirá hoy sábado el apoyo de su gran rival hasta esta semana, la también demócrata Hillary Clinton, quien, pese a que llegó a compararse a sí misma con Rocky, porque «nunca tira la toalla», tiene previsto anunciar su retirada como aspirante a la presidencia tras un proceso de acercamiento que ambos inciaron en una reunión el pasado jueves por la noche.

De haber sido elegida, Clinton habría marcado también un hito histórico como primera mujer candidata a la presidencia.

B

4. Baza

En los últimos días se han multiplicado las conjeturas sobre la posibilidad de que Obama ofrezca a Clinton ser su número dos, como gran baza para recuperar a los seguidores de la senadora de cara a su enfrentamiento con el republicano McCain.

Partidarios de Hillary aseguran que, si finalmente se le ofrece, aceptará el puesto. Hasta ayer, ella se había limitado a afirmar que no busca el cargo de vicepresidenta, aunque tampoco había dicho que no esté interesada.

C

5. Cinco meses

La elección de Obama ha puesto fin a más de cinco meses de encarnizada lucha entre ambos aspirantes a la candidatura demócrata. Finalmente, el pasado martes Obama consiguió los 2.118 delegados necesarios para asegurar la candidatura. Alcanzó esta cifra tras la decisión del partido de incluir a los delegados de Florida y Michigan, y gracias al apoyo que le otorgaron más de 20 integrantes de la élite del partido, conocidos como superdelegados.

En total, Obama lleva conseguidos 2.156 delegados, frente a los 1.923 de Hillary Clinton.

6. Claves de la victoria de Obama

Novedad. Ha hecho suya la palabra «cambio» y ha logrado representar «lo nuevo» frente a candidatos mejor conocidos o mayores que él y con más experiencia.

Estrategia acertada. Una buena campaña, diseñada a largo plazo y enfocada no sólo en el ‘supermartes’ (la primera gran votación, tras la que solía estar claro el candidato), sino también en los ‘caucus’ (asambleas de votantes) y votaciones posteriores.

Oratoria. Un discurso brillante en público, capaz de ilusionar y arrastrar a las masas.

Equipo. Un sólido y unido equipo de campaña, dirigido por el estratega David Axelrod.

Delegados. Obama entendió que no podría ganar en número total de votos al no poder competir con Clinton en grandes estados como California o Nueva York, y se centró en estados pequeños para conseguir más delegados.

Internet. Ha ganado la batalla en la Red, tanto a la hora de vender su imagen y su mensaje como, especialmente, al usarla para recaudar fondos.

Dinero. Pese a tener el apoyo de las grandes fortunas de su partido, Clinton ha contraído una deuda de 30 millones de dólares en esta campaña, y tuvo incluso que prestarse 20 millones a sí misma. En total, recaudó 215 millones frente a los 265 millones de Obama.

Irak. Obama se ha opuesto claramente a la guerra, mientras que sus rivales no han sido claros al respecto.

7. Claves de la derrota de Clinton

El rival. Muy probablemente, Clinton habría ganado sin problemas de no haber sido Obama su oponente.

Exceso de confianza. Gran favorita en diciembre del año pasado, no valoró suficientemente a su rival.

Estrategia equivocada. Segura de que ganaría pronto, no tenía un plan claro para después del supermartes (fotogalería).

Mensaje equivocado. Apostó por su veteranía y experiencia, pero los votantes han preferido el cambio. No quiso venderse como la primera mujer candidata, pero tampoco supo hacerse con el voto negro.

División. Su equipo se mostró desunido. Primero dimitió su jefa de campaña, y luego su principal asesor.

Ataques. La campaña de Clinton se ha centrado demasiado en atacar a Obama, lo que ha dado como resultado una imagen de negatividad contraproducente.

Bill Clinton. La presencia constante y el apoyo del ex presidente Bill Clinton, marido de Hillary, tampoco ha ayudado. Además de algunas declaraciones desafortunadas que han lastrado su campaña, su activa participación ha sido interpretada como vuelta al pasado y «más de lo mismo».

¿Sexismo? Los principales analistas políticos están divididos a la hora de valorar el papel que ha tenido el sexismo en la derrota de Clinton. Mientras que unos aseguran que su condición de mujer no ha influido, otros concluyen que, finalmente, el machismo de una parte de los votantes puede haber sido mayor incluso que el racismo, señalando que muchas de las reacciones o facetas de la personalidad de Hillary (la sinceridad o no de sus lágrimas en público cuando las votaciones empezaron a ponérsele en contra, por ejemplo, o los debates sobre si es fría y calculadora o no) no se habrían juzgado ni analizado igual si hubiese sido un hombre.

CH

8. Chicago

Ciudad en la que reside actualmente Barack Obama, y donde ha desarrollado su carrera profesional. El 35,3% de su población son negros; el 30,6%, blancos; el 28,2%, hispanos, y el 4,9%, asiáticos.

D

9. Discurso

Uno de los momentos clave de la campaña fue el discurso sobre las razas que pronunció Obbama en Filadelfia el 18 de marzo. Tras haber eludido el tema hasta entonces, y presionado por la polémica desatada por su pastor en Chicago, el reverendo radical Jeremiah Wright, Obama abordó el problema en un discurso que se ha llegado a comparar con los de Martin Luther King. Obama se distanció de Wright y reconoció las penas y las dificultades de los negros, así como la ira de generaciones de afroamericanos, una ira que, dijo, no será fácil superar.

10. Debates

Clinton y Obama se han enfrentado en 21 debates a lo largo de toda la campaña. El candidato republicano, John McCain, ha retado a Obama ha mantener con él 10 debates en los que las preguntas serían formuladas por la audiencia.

E

11. Encuestas

Las últimas encuestas publicadas en los medios estadounidenses muestran que Obama y McCain están casi empatados. El demócrata lograría el 49% de los votos frente al 46% del republicano.

También revelan que uno de cada cinco votantes podría cambiar de opinión antes de las elecciones, y que el 54% de los que se declaran demócratas quieren que Clinton figure como candidata a la vicepresidencia.

12. Estados

Obama ha ganado en Iowa, Carolina del Sur, Illinois, Georgia, Alabama, Delaware, Kansas, Dakota del Norte, Utah, Connecticut, Colorado, Idaho, Minnesota, Alaska, Missouri, Nebraska, Washington, Luisiana, Islas Vírgenes, Maine, Virginia, Maryland, Columbia, Wisconsin, Vermont, Misisipí, Guam, Carolina del Norte, Montana y Oregón.

Clinton venció en Florida, Michigan, New Hampshire, Nevada, Oklahoma, Tennessee, Arkansas, Massachusetts, Nueva York, New Jersey, Arizona, California, Nuevo México, Rhode Island, Ohio, Texas, Samoa, Pensilvania, Indiana, Dakota del Sur, Puerto Rico, Kentucky y Virginia Occidental.

13. España

Los estadounidenses seguidores del Partido Demócrata residentes en España prefirieron a Obama. De los más de 600 ciudadanos que votaron, el 63,5% lo hizo por el senador por Illinois, y el 35% por Hillary Clinton. Entre los ciudadanos españoles, el 38% se inclina a favor de Obama como sucesor de George W. Bush, frente al 23% que optó por Clinton, según una encuesta del Real Instituto Elcano.

14. Experiencia

La falta de experiencia de Obama en cuestiones de Gobierno ha sido uno de los ejes centrales de los ataques dirigidos contra él por Hillary Clinton, quien ha invocado frecuentemente su larga trayectoria política, tanto como senadora por Nueva York como en la Casa Blanca, incluyendo sus inciativas en temas de Sanidad durante la presidencia de su marido o su papel como primera dama en la escena internacional.

Esto último, no obstante, se volvió contra ella cuando se descubrió que no era cierta su afirmación de que en un viaje a Bosnia tuvo que aterrizar bajo el fuego de francotiradores. También afirmó que había contribuido a «traer la paz a Irlanda del Norte», que negoció con Macedonia para que abriera sus fronteras a los refugiados de Kosovo y que «se enfrentó» al Gobierno chino por el trato a las mujeres en su país.

15. Edwards, John

Candidato a la nominación demócrata hasta que se retiró a finales de enero, dejando la carrera en un cuerpo a cuerpo entre Obama y Clinton, Edwards anunció después su apoyo al senador por Illinois.

F

16. Famosos

Entre las celebridades que han mostrado ya públicamente su apoyo a Barack Obama se encuentran Bob Dylan, Tom Hanks, Scarlett Johansson, Oprah Winfrey, George Clooney, Will Smith, Jane Fonda, Bruce Springsteen, Jennifer Aniston, Sharon Stone, Stevie Wonder, Ben Affleck, Susan Sarandon, Sean Penn, Robert De Niro, Halle Berry y los protagonistas de la series Anatomía de Grey, CSI y Sin Rastro. Microsoft, al igual que The New York Times, apoyó a Hillary Clinton, mientras que Google y Yahoo optaron por Obama.

17. «Formidable»

Es el adjetivo con el que el candidato republicano, John McCain, definió a Barack Obama, tras la elección de éste. «Es un adversario formidable», dijo.

G

18. Giuliani, Rudolph

La popularidad alcanzada por el ex alcalde de Nueva York tras los atentados del 11‑S no le sirvió de mucho en su intención de ser el candidato republicano a la presidencia. Desanimado por el escaso número de votos que estaba recibiendo, Giuliani se retiró a finales de enero y respaldó la candidatura de McCain.

19. Gasolina

Otro de los momentos más importantes de las primarias demócratas tuvo que ver con el cada vez más alto precio de la gasolina en EE UU (una de las principales preocupaciones de los estadounidenses). Obama se mostró en contra de la idea de bajar el impuesto a este carburante durante los meses del verano, una medida que apoyaban tanto Clinton como el republicano McCain.

H

20. Hispanos

Lograr el respaldo de la comunidad hispana de EE UU, que ha apoyado mayoritariamente a Hillary Clinton, es uno de los principales retos a los que se enfrenta ahora Obama.

21. Honolulu

Capital del estado de Hawai y lugar de nacimiento de Barack Obama.

22. Hussein

Segundo nombre de Obama, cuyo nombre completo es Barack Hussein Obama Junior. El hecho de que se trate de un nombre típicamente musulmán dio lugar a una campaña, sobre todo en Internet, en la que se llegó a ligar al candidato demócrata con el fundamentalismo islámico.

I

23. Indonesia

Lugar de nacimiento del padrastro de Obama, y en cuya capital, Yakarta, paso éste gran parte de su infancia, cursando allí sus estudios primarios, concretamente en una escuela de orientación musulmana (otro hecho, junto a la publicación de una foto donde Obama aparecía ataviado con un turbante durante un viaje a Somalia, que dio pie a los rumores sobre su relación con el Islam).

24. Iglesia Unida de Cristo

Congregación cristiana a la que pertenece Barack Obama. Es una rama protestante nacida en 1957 de la unión de iglesias evangélicas y reformistas, con aproximadamente 1,2 millones de fieles.

J

25. Jackson, Jesse

Activista por los derechos civiles y ministro baptista estadounidense, es el precedente más cercano, aunque no llegó tan lejos como Obama. Jackson, también de raza negra, fue candidato, sin éxito, a las primarias presidenciales demócratas en 1984 y 1988.

26. Juventud

A sus 47 años, Barack Obama es, después de Theodore Roosevelt y John F. Kennedy, el candidato más joven a la presidencia de los EE UU (Kennedy tenía 43 años cuando fue elegido presidente, y Roosevelt, 42). Su oponente republicano, John McCain, de 72 años, podría ser su padre.

K

27. Kennedy

El clan de los Kennedy ha planeado con fuerza sobre las primarias demócratas. Además de haber sido comparado frecuentemente con el asesinado presidente John F. Kennedy, Obama ha recibido el apoyo del senador Edward (Ted) Kennedy, de la sobrina de éste, Caroline, y su de hijo Patrick.

Por otra parte, Hillary Clinton tuvo que disculparse por haber citado el asesinato de Robert F. Kennedy en 1968 como una razón para seguir en la campaña.

L

28. Luther King, Martin

La raza de Barack Obama y sus mensajes sobre la vigencia de la lucha por los derechos civiles han hecho que la figura de Martin Luther King, el legendario defensor de la igualdad racial, y de cuyo asesinato en 1968 se cumplieron en abril 40 años, haya sido una de las más invocadas durante estas primarias.

29. Libros

Obama ha escrito dos libros: The Audacy of Hope: Thoughts on Reclaiming the American Dream (La audacia de la esperanza: Reflexiones sobre cómo restaurar el sueño americano), publicado en 2006, y Dreams from my Father: A Story of Race and Inheritance (Sueños de mi padre: una historia de raza y herencia), en 1995.

M

30. Marihuana

Obama ha reconocido que fumó marihuana y consumió ocasionalmente cocaína en su juventud.

31. McCain, John

El candidato republicano a la Casa Blanca es senador por Arizona desde 1987. Fue también aspirante a candidato presidencial en 2000. Durante la Guerra de Vietnam, McCain fue hecho prisionero y torturado. Pese a ser un republicano «de toda la vida», ha apoyado algunas iniciativas alejadas de la línea tradicional del partido. Se ha especulado con su estado de salud, ya que en 1993 le detectaron un cáncer de piel y en 2000 le extrajeron un melanoma maligno en el lado izquierdo de su cara del que se recuperó. Tiene 72 años. Está divorciado y tiene tres hijos (uno que tuvo con su ex mujer y dos anteriores de ésta, que adoptó).

N

32. Nader, Ralph

El abogado estadounidense, activista y crítico del bipartidismo estadounidense, volverá a presentarse como candidato independiente a presidente en estas elecciones. Sus críticos le reprochan que «roba» votos a los candidatos demócratas.

33. NAFTA

Una polémica sobre el acuerdo de libre comercio entre EE UU, México y Canadá (NAFTA, en sus siglas en inglés), poco popular entre los votantes, resultó ser un duro revés para Obama durante estas primarias.

Obama criticó duramente a Clinton por su apoyo al Tratado, y después se supo que un miembro de la campaña del senador había confesado a un representante del Gobierno canadiense que se trataba tan sólo de «retórica política».

34. Noviembre, 4

Fecha de las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos.

35. Números

En las primarias demócratas se han celebrado un total de 54 votaciones, en las que han votado casi 38 millones de personas. Obama y Clinton se han disputado la nominación durante cerca de 500 días. Ambos han pronunciado unas 375.000 palabras en los debates que han mantenido.

Obama ha gastado en estas primarias 47,6 millones de dólares en los medios de comunicación, 26,1 millones en viajes, 1.951 dólares en pizzas y 3.765 en Starbucks.

O

36. Obama, Sarah

Abuela paterna de Barack Obama. Nació en Kenia, donde sigue residiendo en la actualidad, concretamente en la pequeña aldea de Kogelo, al oeste del país. Tiene 85 años y ha seguido la campaña de su nieto por la radio, ya que no tiene televisión.

P

37. Portland

El pasado 18 de mayo Obama logró congregar en Portland (Oregón) a más de 75.000 personas, batiendo por más del doble el récord que él mismo ostentaba en estas primarias (35.000 personas en Filadelfia).

38. Propuestas

Se acusa a Obama de tener un mensaje demasiado general y poco concreto, basado más en generar ilusión de un modo abstracto que en propuestas claras. No obstante, estos son algunos de sus puntos de vista:

Irak. Oposición a la guerra. Retirada en fases de las tropas. Aboga por impulsar el papel de la ONU para la reconciliación.

Israel. Ha expresado su claro apoyo al Estado israelí, prometiendo defenderlo y respaldarlo armamentísticamente. Ha dicho que «Jerusalén debe ser la capital, sin dividirse», y que ayudará para que haya «un Estado judío y otro palestino».

Enemigos. Diálogo con los supuestos enemigos de EE UU, incluyendo al presidente de Venezuela, Hugo Chávez y al de Irán, Mahmoud Ahmadunejad.

Sanidad. Introducción paulatina de un sistema de salud pública universal.

Cambio climático. Reducción en un 80% de las emisiones causantes del efecto invernadero. Liderazgo de EE UU en la lucha contra el calentamiento global. Inversión de 150.000 millones de dólares en 10 años en energías limpias.

Inmigración ilegal. Más policía en la frontera con México y multas más altas para quien contrate inmigrantes sin papeles.

Economía. Más ayudas para las familias de clase media.

Aborto. Libre elección de la mujer, asesorada por su médico y su familia.

39. Perfil

Barack Obama es hijo de Barack Obama Sr., un economista negro de Kenia, y de Shirley Ana Dunham, una antropóloga blanca de Kansas (EE UU). Sus padres se conocieron cuando ambos estudiaban en la Universidad de Hawai, y se divorciaron cuando Barack tenía dos años. La madre volvió a casarse con un indonesio y se mudó a este país, en cuya capital, Yakarta, vivió Barack entre 1967 y 1971. Creció con su hermanastra Maya Kassandra, y tiene otros seis hermanastros.

Ya en EE UU, estudió Ciencias Políticas en la Universidad de Columbia y, después, Derecho en la de Harvard, donde se graduó con magna cum laude.

En Chicago comenzó a trabajar en una consejería jurídica por los derechos civiles y como profesor de Derecho Constitucional. Como abogado, ha ejercido en Chicago entre 1993 y 2004.

Fue elegido miembro del Senado de Illinois en 1997, y representante de este Estado en el Senado de EE UU en 2004. Es el quinto legislador afroamericano que ha conseguido llegar al Senado de los Estados Unidos (el segundo demócrata).

Vive en Chicago (Illinois) y está casado con Michelle Robinson desde 1992. El matrimomnio tiene dos hijas: Malia, nacida en 1999, y Natasha, nacida en 2001. Su deporte favorito es el baloncesto, que practica asiduamente.

Fuma, pero asegura que no mucho y que está intentando dejarlo. De no haber sido político le habría gustado ser arquitecto. Afirma que es un buen jugador de póquer.

Q

40. Quejas

Además de su desliz sobre el Tratado de Libre Comercio, Obama recibió numerosas quejas y fue tachado de elitista y condescendiente cuando habló de la «amargura» creada por la crisis económica: «no es sorprendente que [los trabajadores] se amarguen, que se amarren a las armas o a la religión o a la antipatía de gente que no son como ellos o al sentimiento antiinmigrante como una forma de explicar sus frustraciones», dijo.

R

41. Rezko, Antoin

Magnate inmobiliario de Chicago, antiguo conocido (para otros, amigo) de Barack Obama y ex colaborador de éste en la recogida de fondos para su campaña. Ha puesto en un aprieto al senador demócrata al haber sido declarado culpable de corrupción en su labor como asesor y recolector de dinero del gobernador de Illinois, Rod Blagojevich.

S

42. Sistema electoral

Tras el complejo mecanismo de las primarias (basado en votaciones en todos los estados, tanto en asambleas de representantes como en sufragios populares, así como en los votos de calidad de los llamados superdelegados) , en las elecciones del próximo 4 de noviembre habrá 538 votos electorales divididos entre los 50 estados y el Distrito de Columbia.

Cada estado tiene un elector por cada uno de sus miembros en el Congreso, uno por cada legislador de la Cámara de Representantes (determinado por la población estatal) y uno por cada senador (cada estado tiene dos). Un candidato necesita la mitad más uno de los votos electorales para llegar a la presidencia..

T

43. Travesía

En su primer discurso tras conocerse su elección como candidato demócrata, Obama dijo que «hoy empieza una travesía que traerá un nuevo y mejor día para América».

U

44. Unidad

Hillary Clinton tiene previsto apelar hoy a la unidad del Partido Demócrata, seriamente dañada tras la dura lucha de las primarias, para poder vencer al candidato republicano. Los demócratas temen que muchos seguidores de la senadora no respalden a Obama en noviembre frente a McCain.

V

45. Vídeos

La comunicación audiovisual ha sido clave en estas primarias. Los vídeos con los actos y mítines de ambos candidatos se han seguido como nunca antes, gracias a su difusión en Internet, a través de YouTube y de la cada vez mayor inclusión de vídeos en los periódicos on line.

También en la red se colgaron el polémico vídeo con el sermón del pastor Jeremiah Wright o el de la canción que grabaron algunos de los famosos que apoyan a Obama. Una de las grabaciones del discurso de Obama en Filadelfia, por ejemplo, ha sido vista en YouTube más de 5 millones de veces.

W

46. Web

Consulta todo sobre Barack Obama y las elecciones estadounidenses en el especial de 20minutos.es.

47. Wright, Jeremiah A.

El pastor de la congregación a la que ha pertenecido Obama durante 20 años, conocido por sus posturas radicales y polémicas, ha sido la mayor pesadilla para el senador demócrata durante las primarias, dada la estrecha relación que unía a ambos (Wright casó a Obama y bautizó a sus dos hijas).

El reverendo ha maldecido a los EE UU por cómo trata a su población afroamericana («el Gobierno les da drogas, construye cárceles más grandes, … y aún quiere que digamos ‘Dios bendiga a America’. No, no, no, Dios maldiga a América») y responsabilizó al Gobierno estadounidense de los ataques del 11‑S, añadiendo que los EE UU «mataron a mucha más gente en Hiroshima y Nagasaki sin pestañear».

Obama tuvo que desmarcarse de Wright, repudiando sus declaraciones en repetidas ocasiones y de forma explícita.

X

48. X, Malcolm

Algunas de las ideas del pastor Wright beben directamente del discurso del líder y activista negro de los años sesenta Malcolm X, principal portavoz del grupo Nación del Islam, y asesinado en 1965.

Y

49. «Yes, We Can»

«Sí, nosotros podemos». El lema de la campaña de Barack Obama durante estas primarias, coreado por miles de personas en cada mitin, se ha convertido en un auténtico himno para sus seguidores.

Z

50. Zapatero, José Luis

El presidente del Gobierno español ha apostado por Barack Obama frente a John McCain, y ha manifestado su deseo de ver al senador demócrata en la Casa Blanca, así como de lograr una mejor relación con Estados Unidos.