Tres meses de vía crucis para Rajoy

La derrota electoral de Mariano Rajoy en las pasadas elecciones generales desató un proceso de crisis interna en el PP como hacía mucho que no vivía el partido. A tan sólo unas semanas de su Congreso Nacional, la formación se encuentra dividida y ha perdido apoyo electoral, además de a algunos de sus pesos pesados. Ésta es la cronología de lo sucedido hasta ahora.

9 de marzo. La derrota. El PSOE gana las elecciones generales. Consigue 169 escaños (11.064.524 votos) frente a los 153 (10.169.973 votos) que logra el PP de Mariano Rajoy. Tras comparecer ante sus seguidores esa misma noche, el líder popular se despide con un escueto «adiós», que algunos interpretan, erróneamente, como una señal de que abandonará el cargo.

11 de marzo. «Lo mejor para el PP». Primer Comité Ejecutivo Nacional del PP tras las elecciones. Rajoy avanza, en el último momento, que presentará su candidatura al XVI Congreso Nacional, que el partido celebrará en Valencia en junio para elegir presidente, alegando que es «lo mejor para el PP y para España». En ese momento le expresan públicamente su apoyo el presidente valenciano, Francisco Camps, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. No obstante, la mayoría de los dirigentes del partido evitan hablar del futuro de Rajoy. Tan sólo el presidente murciano, Ramón Luis Valcárcel, reconoce la necesidad de «un cambio de estrategia», aunque no de un cambio de personas. El Mundo y la COPE empiezan a pedir un cambio de liderazgo.

12 de marzo. Primeros avisos, primeros apoyos. Esperanza Aguirre expresa su intención de no presentarse como candidata, pero no descarta que otros lo hagan. El presidente del PP en Andalucía, Javier Arenas, dice que «Rajoy es el mejor candidato que podemos presentar», y el del PP riojano, Pedro Sanz, que la continuidad de Rajoy es «un disgusto para el PSOE y una alegría para el PP». También expresa su apoyo el presidente del PP en Asturias, Ovidio Sánchez.

13 de marzo. Mascletà. Primer viaje de Rajoy tras las elecciones. Asiste a las Fallas invitado por el presidente de la Generalitat Valenciana y del PP en esta comunidad, Francisco Camps. Mientras, en Madrid, Eduardo Zaplana anuncia que se retira de «la primera línea» política y que dejará su puesto como portavoz del grupo parlamentario del PP. Lo hace a falta de dos semanas para que la junta directiva nacional del partido proponga al nuevo portavoz parlamentario, cargo para el que Rajoy no cuenta con él, especialmente tras obtener el apoyo explícito de Camps, enemigo declarado de Zaplana. El Mundo y la COPE ya piden abiertamente que Rajoy se retire.

16 de marzo. Precipitación. El secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, indica que «Rajoy se precipitó al anunciar su continuidad como candidato».

27 de marzo. Amago. María Cristina Castro, una militante de base, afiliada tras los atentados del 11‑M, expresa su intención de presentarse como candidata a la presidencia del PP. Se retira días después.

31 de marzo. Los escuderos. Soraya Sáenz de Santamaría es elegida por Rajoy como portavoz del PP en el Congreso. Pío García Escudero repetirá de portavoz en el Senado. Ambos son estrechos colaboradores de Rajoy, que va perfilando un grupo de leales.

7 de abril. Más avisos. Esperanza Aguirre dice ahora que no descarta optar a la presidencia del PP, aunque asegura que, «a día de hoy», no entra en sus planes.

7 de abril. Popularidad. Una encuesta revela que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, es el político mejor valorado y más popular entre los votantes del PP. Le siguen, en este orden, Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy. En cuarta posición, José María Aznar.

10 de abril. Matiz. Aguirre explica que lo único que le interesa es «abrir un debate ideológico». La presidenta madrileña recibe el apoyo firme de el diario El Mundo y de los periodistas de la COPE como Federico Jiménez Losantos.

19 de abril. El desafío. En Elche, arropado por algunos de sus principales «barones» (presidentes autonómicos con poder en la ejecutiva del partido), como Camps y Valcárcel, Rajoy reta a «quien quiera» presentar otra candidatura a que lo haga y añade: «si alguien se quiere ir al partido liberal o al conservador, que se vaya».

21 de abril. Por alusiones. Aguirre pide a Rajoy que «aclare» si con sus palabras en Elche la invitó a marcharse del PP e insiste en que no se presentará como candidata.

24 de abril. A la americana. El secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, no descarta un sistema de primarias, como en EE UU, para «avanzar en la democratización interna del partido», opción que «no disgusta nada» al diputado popular Gustavo de Arístegui y para la que el ex ministro Federico Trillo cree que sería necesario «estudiar los pros y los contras». Soraya Sáenz de Santamaría responde calificando el sistema actual de compromisarios como «absolutamente democrático y transparente».

24 de abril. La yenka. El mismo día, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que apoya a Rajoy, compara el debate interno del partido con el baile de la yenka: «un poquito más delante, un poquito más detrás», dice.

29 de abril. Primer portazo. Zaplana abandona su escaño en el Congreso, se desvincula de la política y ficha como delegado de Telefónica para Europa, con dependencia directa del presidente de la compañía, César Alierta. Lo anuncia un martes, mientras Rajoy está reunido con su grupo parlamentario para anunciar su Gobierno en la sombra, que queda totalmente ensombrecido.

5 de mayo. Avales. Ignacio González, vicepresidente de Madrid, asegura en 20 minutos que Aguirre habría logrado los avales necesarios «y más», para presentarse como candidata a la presidencia el PP. «No sabemos si Rajoy será el candidato en 2012», afirma.

5 de mayo. El segundo. Tan sólo unos días después de la salida de Zaplana, Ángel Acebes anuncia que dejará su cargo como secretario general del PP tras el Congreso Nacional del partido en junio. Es lunes.

7 de mayo. Cartas sobre la mesa. Tras la salida de Acebes, varios dirigentes del PP (el portavoz de Exteriores del partido en el Congreso, Gustavo de Arístegui; el secretario de Libertades Públicas y Seguridad, Ignacio Astarloa; el secretario general de los populares madrileños, Francisco Granados) piden a Mariano Rajoy que desvele ya los nombres de las personas que formarán su nuevo equipo. Como viene ocurriendo desde el 9 de marzo, la COPE y El Mundo apoyan estas peticiones.

11 de mayo. Otra semana negra. La presidenta del PP en el País Vasco, María San Gil, decide abandonar la redacción de la ponencia política que se presentará al Congreso Nacional de junio por «diferencias de criterio en el seno de la misma». San Gil era, junto con José Manuel Soria y Alicia Sánchez Camacho, una de las tres personas encargadas de elaborarla. Lo anuncia cerca de la medianoche de un domingo.

12 de mayo. Leña al fuego. Aguirre dice que «el hecho de que un referente moral como María San Gil decida abandonar la ponencia política o no firmarla por discrepancias de criterio nos debe mover a todos a la reflexión, y en especial a los responsables del partido». La esposa del ex presidente Aznar y segunda de Gallardón en el Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, señala que «yo, desde luego, estoy con María San Gil».

14 de mayo. «Engañada». San Gil afirma que se siente «engañada» y que el problema de la ponencia no está en el texto, «sino en la actitud mantenida por los otros ponentes y los representantes de la dirección nacional, con los que he tenido que discutir hasta el concepto de nación». La presidenta del PP vasco asegura que no formará parte de ninguna candidatura alternativa a Rajoy, pero que tampoco se presentará a lehendakari a menos que se produzcan «cambios importantes» en el partido.

14 de mayo. «Cobardones». El diputado del PP Gustavo de Arístegui reta a aquellos de sus compañeros de partido que «en los cenáculos cobardones hablan de unos y de otros y critican a Mariano Rajoy» a que, «si tienen narices», hablen en los medios de comunicación y den su opinión sobre la situación interna del PP.

19 de mayo. Sin complejos. El ex presidente del Gobierno José María Aznar rompe su silencio y habla de la crisis interna del PP. Apuesta por recuperar un «proyecto sin complejos, en el que siempre se procure jugar con los mejores y tener la voluntad de llamarles y de agruparlos» en torno al mismo.

20 de mayo. Activo. Rajoy afirma que Alberto Ruiz Gallardón es «uno de los principales activos del partido», y que cuenta con el alcalde de Madrid para la próxima dirección del PP.

21 de mayo. Renuncia. María San Gil comunica a Rajoy que no quiere repetir como presidenta del PP vasco.

22 de mayo. A pares. El antiguo funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, que fue secuestrado por ETA durante más de 500 días, abandona el PP, formación de la que era militante desde 1987. Aguirre dice que la baja de Ortega Lara y la renuncia de San Gil «significan que algo se está haciendo no mal, sino muy mal, en la dirección nacional del PP». Aznar expresa su disgusto por ambas noticias. Rajoy asegura que el PP «saldrá adelante».

22 de mayo. SMS. Guerra de mensajes a móviles entre los militantes del PP para apoyar a San Gil o a Rajoy en una concentración ante la sede del PP en la calle Génova. Acuden unas 200 personas, la mayoría contrarias a Rajoy.

23 de mayo. El aspirante. Juan Costa, ex ministro de Ciencia con José María Aznar, confiesa a Rajoy que varios diputados populares le están animando para que se presente al frente de una candidatura alternativa en el congreso de junio. Costa, hasta ahora el único que parece decidido a presentarse, es el hombre de confianza del también ex ministro y ex director gerente del FMI Rodrigo Rato, quien se niega a hablar con Rajoy.

23 de mayo. No me moverán. Rajoy afirma en la sede del PP que «hay personas que están intentando que no me presente a la presidencia del partido, pero eso no va a ocurrir». Mientras, en el exterior, varios centenares de personas se manifestan en apoyo de María San Gil y pidiendo la dimisión del propio Rajoy y del alcalde Ruiz Gallardón. Por la tarde, en Almería, Rajoy aboga por un partido «unido por principios, pero capaz de integrar diferentes maneras de ver las cosas para conseguir el respaldo de 12 ó 13 millones de votos, y no convertirse en una formación de sólo dos millones de votos».

25 de mayo. Jeroglífico. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dice que «lo que ocurre en el PP es un jeroglífico que no tiene solución».

26 de mayo. Nuevo portazo un lunes. El secretario de comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, considera en un artículo publicado por El Mundo que Rajoy «no está en condiciones de ofrecer a este partido lo que necesita: un liderazgo renovado, sólido e integrador». El presidente fundador del PP, Manuel Fraga, califica el artículo de «sandez» y se muestra a favor de la vuelta de Rato. El diputado nacional del PP por Toledo Alejandro Ballesteros apoya a Elorriaga y dice que el partido tiene un «problema serio de liderazgo».

26 de mayo. De centro, nada. El ex secretario general del partido y ex vicepresidente del Gobierno Francisco Álvarez Cascos aboga por eliminar la consideración del partido como una formación de centro y pide que se defina como una organización inspirada en los principios liberales y del humanismo cristiano.

28 de mayo. ara a cara. En la cena de celebración del primer año desde el éxito electoral en las elecciones autonómicas y municipales de 2007, Rajoy insiste en que el PP debe definirse de centro («debemos poner énfasis en nuestro papel de centro reformista, porque eso es lo que nos permitió ganar las elecciones de 1996»), mientras que Aguirre apuesta por no cambiar («tenemos que seguir defendiendo nuestros valores y principios sin hacer cambios radicales que nadie entendería»).

29 de mayo. Factura. Primer barómetro del CIS tras las elecciones generales: los 3,5 puntos que el PSOE sacó al PP en los comicios casi se han duplicado dos meses después: a finales de abril, los socialistas vencerían al PP por 6 puntos de ventaja.

29 de mayo. Ni hola. Rajoy y Rato coinciden en una cena de gala presidida por el rey en Barcelona. No se saludan.

29 de mayo. «Inexcusable». La dirección del Grupo Popular en el Senado envía un SMS a los senadores populares en el que les ordena la asistencia al acto que celebrará, el sábado día 31, Rajoy en Valladolid, señalando, por dos veces, que la presencia es «inexcusable».

30 de mayo. Invitación. Rajoy afirma que le gustaría contar con Esperanza Aguirre para la dirección del PP. Explica que no tendrá vicepresidentes en su partido tras el Congreso de Valencia, pero sí «tres o cuatro» vicesecretarios, y que le gustaría contar para la dirección de su formación política con Aguirre, «si quiere». Adelanta que tiene claro quién será el sustituto de Acebes como secretario general, y asegura que ni Aznar ni Rato están interviniendo en los movimientos previos al Congreso.

30 de mayo. Ningún problema. El alcade de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, indica que «respetaría que presentasen una candidatura alternativa» a la de Rajoy, y se muestra «convencido» de que éste no establecerá ningún límite a quien desee formalizar un proyecto diferente. No obstante, añade que «aquellos que se sitúan en el descontento se saben en absoluta minoría». También asegura que él no será un «obstáculo» si, finalmente, Rajoy cuenta con Aguirre para la dirección del partido, y que no ve ningún «problema» en recuperar las relaciones personales con ella.

31 de mayo. Demostración de fuerza. Rajoy celebra un acto en Valladolid con los presidentes regionales del PP, en el que el presidente popular demuestra que tiene el respaldo de casi todos los ‘barones’. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no asiste por «compromisos familiares» y tampoco acude María San Gil.

2 de junio. Nuevo asalto. Este lunes, convocado por Rajoy, y en medio de la polémica interna que vive el partido, se celebrará el segundo comité ejecutivo nacional del PP desde las elecciones generales, y primero desde que el líder del partido anunció su intención de optar a la reelección. En el Comité Ejecutivo Nacional están representados los secretarios ejecutivos y los presidentes regionales del partido, entre otros. Es probable que, a diferencia de lo que ocurrió el 11 de marzo, esta vez se escuchen más voces críticas.


Leer también: Las claves de la crisis del Partido Popular, en 10 preguntas y respuestas

La 10 claves de la crisis del PP

El debate interno surgido tras la derrota electoral del Partido Popular, en preguntas y respuestas.

1. ¿Cuándo estalla la crisis y por qué?

Pese a que la batalla interna en el PP lleva años produciéndose con mayor o menor intensidad, la imagen de partido cohesionado desde la llegada de José María Aznar (en contraposición a las divisiones existentes en el PSOE) no se había roto hasta la derrota en las pasadas elecciones generales del 9 de marzo. Hasta entonces tan sólo habían trascendido casos aislados, como el enfrentamiento entre Alberto Ruiz Gallardón y Esperanza Aguirre, algunas críticas de Josep Piqué o, mucho antes, la salida de Manuel Pimentel.

Rajoy, que contaba con el impulso de las victorias de Aznar cuando éste le puso al frente del partido, ha ido perdiendo este crédito en sus dos derrotas consecutivas como candidato a la presidencia del Gobierno, lo que aprovechan ahora sus críticos para cuestionar su liderazgo, apelando a una pérdida de los valores que consideran más esenciales del PP. La decisión del presidente popular de seguir al frente del partido tras el fracaso electoral ha dado lugar a que la corriente crítica haya empezado a hacerse oír cada vez con más fuerza en los meses previos al Congreso Nacional de junio, donde se decidirá el futuro de la formación.

2. ¿Qué está en juego?

Por un lado, la continuidad de Mariano Rajoy al frente del PP. Se cuestiona su liderazgo y su capacidad para ganar unas elecciones tras dos intentos fallidos (él recuerda, no obstante, que tanto Felipe González como José María Aznar no ganaron hasta la tercera).

Por otra parte, dos modelos ideológicos diferentes. Rajoy apuesta por el «centro reformista», un concepto abierto y, en sus propias palabras, «sin etiquetas», acuñado por Aznar en las elecciones de 1996, que ganó, y con el que Rajoy pretende poder unir las distintas sensibilidades dentro de la formación. Representa lo que se ha venido en llamar la «línea blanda».

Sus críticos (la «línea dura» o «esencialista»), sin embargo, consideran que ello supondría descafeinar principios básicos del PP y traicionar la política tradicionalmente dura de los populares en asuntos como ETA y el nacionalismo, así como en otros temas como, por ejemplo, la oposición a la asignatura de Eduación para la Ciudadanía o el alineamiento con las tesis conservadoras defendidas por los obispos.

Por último, el reparto de poder en el nuevo organigrama del partido (sobre todo tras la marcha de Ángel Acebes y Eduardo Zaplana) y los posicionamientos en este organigrama de cara al futuro.

3. ¿Quién apoya a Rajoy?

La portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría , y el portavoz en el Senado, Pío García Escudero; muchos de los llamados «barones» (presidentes autonómicos), entre ellos, el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps; el de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, o el de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. También los presidentes del partido en Andalucía, Javier Arenas; La Rioja, Pedro Sanz; o Asturias, Ovidio Sánchez. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón (con el que Rajoy parece contar para ser su mano derecha), le ha expresado asimismo su apoyo públicamente.

4. ¿Quién está en el sector crítico?

El mayor protagonismo como representante de la línea dura del partido y, por consiguiente, de la oposición a Rajoy, lo ha copado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Más expresamente, han criticado también el proyecto del líder del PP el secretario de Comunicación del partido, Gabriel Elorriaga (hasta ahora, muy cercano a Rajoy), y los diputados Gustavo de Arístegui y Alejandro Ballesteros, entre otros.

También se ha distanciado del líder popular la segunda de Gallardón en el Ayuntamiento de Madrid y esposa de el ex presidente Aznar, Ana Botella. La ex ministra Ana Pastor, por su parte, abogó por «dar un paso adelante». El alejamiento total entre Rajoy y el ex ministro y ex director gerente del FMI Rodrigo Rato también se ha hecho patente estos meses. Y desde la derrota electoral del PP, tanto el diario El Mundo, con su director, Pedro J. Ramírez, al frente, como el locutor de la Cadena COPE (controlada por la Coferencia Episcopal) Federico Jiménez Losantos, han criticado duramente a Rajoy.

5. ¿Quién ha abandonado ya el barco y por qué?

Rajoy ha tenido que hacer frente en sólo dos meses a cuatro abandonos muy significativos, que han sumido al PP en una crisis aún mayor. Por un lado, las renuncias de Eduardo Zaplana y Ángel Acebes (los dos miembros más importantes y combativos de la vieja guardia aznarista que quedaban en la directiva del PP) como portavoz en el Congreso y secretario general, respectivamente. Por otro, las de la presidenta de los populares vascos, María San Gil, y de la víctima del terrorismo etarra (estuvo secuestrado más de 500 días) José Antonio Ortega Lara. Ambos son dos de las referencias más importantes dentro del partido en lo que respacta a la oposición al nacionalismo vasco y a un cambio de estrategia con respecto a ETA.

6. ¿Hay candidatos para sustituir a Rajoy?

Oficialmente, todavía no, aunque muchos diputados del PP estarían animando a Juan Costa , ex ministro de Ciencia con Aznar y uno de los hombres de confianza de Rodrigo Rato, a presentarse. También se ha hablado de una posible candidatura del empresario Manuel Pizarro, que fue número dos del PP por Madrid en las elecciones generales.

7. ¿Qué dice Aznar?

El ex presidente del Gobierno, que fue quien nombró a Rajoy como su heredero al frente del PP, apenas ha intervenido en la crisis. Por el momento, se ha limitado a expresar su deseo de un partido «sin complejos» que «apueste por los mejores». No obstante, también ha expresado su disgusto ante los abandonos de San Gil y Ortega Lara, lo que muchos analistas interpretan como un distanciamiento de Mariano Rajoy.

8. ¿Y Ruiz Gallardón?

El alcalde de Madrid, enfrentado desde hace tiempo con Esperanza Aguirre, se ha alineado con Mariano Rajoy en la defensa de una «vuelta al centro» del PP. Rajoy, por su parte, ha dicho que cuenta con él para la próxima dirección del PP. La popularidad del alcalde y su capacidad para atraer a votantes más moderados puede ser, no obstante, un arma de doble filo para Rajoy. Anunciar ahora que Gallardón será su número dos, o el próximo secretario general del partido, cargo para el que hay muchos aspirantes, podría acarrearle más enemigos o dar lugar a la formación de un frente común entre los que ya tiene.

9. ¿Qué hace falta para poder ser candidato en el PP?

Para que un aspirante pueda presentarse como candidato a presidir el partido necesita tener un determinado número de avales. Los actuales estatutos del partido fijan esta cantidad en el 20% del total (unos 600). En este sentido, el PP de Madrid, que preside Esperanza Aguirre, y Nuevas Generaciones presentarán sendas enmiendas a la Ponencia de Estatutos que se debatirá en el XVI Congreso Nacional para rebajar este porcentaje al 10%. Otras enmiendas proponen que un mismo compromisario pueda avalar dos listas distintas, con lo que Rajoy tendría más posibilidades de enfrentarse a una candidatura alternativa, si es que ésta llega a presentarse. También hay propuestas que abogan por un sistema de primarias.

En el Congreso de Valencia, que se celebra los días 20, 21 y 22 de junio, las enmiendas se debatirán primero en comisión y, si logran un 30% de respaldo, podrían pasar al Pleno. Si finalmente son aprobadas se incorporarán a la Ponencia de Estatutos, una de las tres ponencias que debatirá el Congreso. Una vez aprobadas las ponencias se abrirá el plazo para presentar candidaturas.

10. ¿Para qué se ha convocado el Comité Ejecutiovo Nacional de este lunes?

El Comité Ejecutivo, en el que están representados los secretarios ejecutivos y los presidentes regionales del partido, entre otros, tiene previsto aprobar el informe que, con el presidente murciano, Ramón Luis Valcárcel, a la cabeza, ha elaborado el comité organizador del próximo Congreso Nacional de Valencia. También autorizará el adelanto al mes de julio de los congresos regionales del País Vasco, Cataluña y Baleares. La de este lunes es la primera reunión de un órgano de dirección del PP desde que estalló la crisis.


Ver también: Tres meses de vía crucis para Rajoy