Ilsa

Bogart featured

Café Tortoni, Buenos Aires. La lluvia, densa, cubre por completo las ventanas. Como una gigantesca cortina de agua que cayese del cielo, o un mar desprendiéndose desde lo alto. Es como estar en un submarino. Afuera todo es indistinguible y oceánico, incoloro, mágico, sin formas. El traqueteo de la tormenta arrincona todos los demás sonidos. Sobre la mesa, dos vasos y una botella de whisky.

RICK: He pensado en ella cada día de toda mi jodida vida, Louie. Cada día.

LOUIE: Lo sé, amigo, lo sé.

RICK: Cada jodido día.

Rick

casablanca-ingrid-bergman-featured

Café A Brasileira, Lisboa, en el Barrio Alto. Once y media de una tórrida noche de verano. El calor se mezcla con el ruido y con las voces de la gente, como si todo fuese una misma cosa. Sobre la mesa, una botella de oporto y dos vasos.

IL­SA: No he de­ja­do de pen­sar en él ni un so­lo día, Lo­u­ie. Ni un so­lo día.

LO­U­IE: Lo sé, que­ri­da, lo sé.

IL­SA: Ni uno so­lo.