Una taza de té

amelia-earhart-featured

Me llamo Amelia, Amelia Earhart. Soy aviadora. He aterrizado a unos cuantos kilómetros de aquí. En mi avión. No sé dónde estoy. He desaparecido. Oficialmente y aún no sé si también dentro de mí misma. Es posible. Eran las 20.14 horas, las 20.14 GMT, y estaba a unas 50 millas de la isla de Howland. Apenas quedaba combustible. Aún me sentía algo enferma, enferma y cansada. Recuerdo un cielo maravilloso, y las estrellas. Una paz muy intensa, envolvente. Voy a tener que averiguar si esto es la muerte, si es un sueño, o si es un lugar real. Voy a tener que averiguar si yo soy real, si lo he sido alguna vez. Pero no ahora. Ahora me gustaría mucho tomar una taza de té y sentarme un rato junto al fuego, si no es molestia. He llamado a su casa porque tienen ustedes un jardín precioso.


La legendaria aviadora estadounidense Amelia Earhart y su acompañante, Frederic Noonan, desaparecieron sobre algún lugar del Océano Pacífico cuando completaban un vuelo alrededor del mundo. Earhart envió su último mensaje por radio el 2 de julio de 1937. Estaba a punto de cumplir cuarenta años.