Francisco Rico, 1958–2021: una vida dedicada a los refugiados e inmigrantes en Canadá

Fran­cis­co Rico-Martínez. Foto: FCJ Refugee Centre

Fran­cis­co Rico-Martínez, codi­rec­tor del Cen­tro de Refu­gia­dos FCJ, y una de las caras más cono­ci­das en la lucha por los dere­chos de refu­gia­dos e inmi­grantes en Canadá, fal­l­e­ció este viernes en Toron­to a los 63 años de edad, víc­ti­ma de un cáncer.

Naci­do en 1958 en la ciu­dad sal­vadoreña de San­ta Ana, Fran­cis­co llegó a Canadá como refu­gia­do en 1989, jun­to con su esposa, Loly, y sus dos hijos (un ter­cero nac­ería ya en su nue­vo país de res­i­den­cia). Dos años después, bajo el paraguas de la orga­ni­zación reli­giosa FCJ (Fieles Com­pañeras de Jesús), la pare­ja puso en mar­cha el Cen­tro de Refu­gia­dos FCJ, del que Loly Rico es codi­rec­to­ra, y que este año cel­e­bra su 30 aniversario.

Con el impul­so incans­able de Fran­cis­co, Loly, y un cre­ciente y ded­i­ca­do equipo de pro­fe­sion­ales y vol­un­tar­ios, el Cen­tro FCJ se ha con­ver­tido a lo largo de estas tres décadas en un ref­er­ente para la inmi­gración en Canadá, dan­do apoyo de todo tipo a miles de per­sonas en situación pre­caria, entre refu­gia­dos, migrantes, indoc­u­men­ta­dos, víc­ti­mas de la tra­ta de per­sonas y de la explotación lab­o­ral, y, en gen­er­al, todos aque­l­los que, proce­dentes de los más diver­sos rin­cones del mun­do, se han acer­ca­do algu­na vez pidi­en­do ayuda.

Situ­a­do en el corazón de Toron­to, el Cen­tro les brin­da no solo apoyo legal y aseso­ramien­to, sino un espa­cio seguro y sol­i­dario des­de el que con­stru­ir una nue­va vida en Canadá, con pro­gra­mas que abar­can des­de alber­gues tem­po­rales para mujeres has­ta clases de inglés, pasan­do por ser­vi­cios bási­cos de salud, cuida­do infan­til, talleres de for­ma­ción, sesiones infor­ma­ti­vas, un grupo de jóvenes, apoyo a estu­di­antes, preparación para los pro­ce­sos de refugio…

For­ma­do como abo­ga­do y econ­o­mista, con un carác­ter firme y extro­ver­tido, y posee­dor de un gran sen­ti­do del humor, Fran­cis­co estu­vo com­pro­meti­do toda su vida con la lucha por la jus­ti­cia social. Comen­zó su tra­ba­jo en el cam­po de los dere­chos humanos en su país natal, El Sal­vador, lo con­tin­uó en Europa, y lo cul­minó en Canadá, donde, además de su tra­ba­jo en el Cen­tro FCJ, era fre­cuente ver­le al frente de mar­chas reivin­dica­ti­vas, real­izan­do declara­ciones públi­cas, impar­tien­do con­fer­en­cias y char­las, abo­gan­do por los dere­chos de los refu­gia­dos en los medios, o nego­cian­do direc­ta­mente con las autoridades.

Fran­cis­co Rico fue pres­i­dente del Con­se­jo Cana­di­ense de Refu­gia­dos y su tra­ba­jo se vio recono­ci­do con, entre otras dis­tin­ciones, el Pre­mio William P. Hub­bard de Rela­ciones Raciales de la Ciu­dad de Toron­to y el Medal­lón de la Paz de la YMCA.

Latin American economy will get better in 2019, but is still weak and vulnerable

Latin America’s econ­o­my will improve this year, but its growth is still weak and vul­ner­a­ble to the volatile glob­al sce­nario, accord­ing to the report The Latin Amer­i­can Eco­nom­ic Out­look 2019: Devel­op­ment in Tran­si­tion, pre­sent­ed on Wednes­day in Buenos Aires by the Unit­ed Nations Eco­nom­ic Com­mis­sion for Latin Amer­i­ca and the Caribbean (ECLAC –  CEPAL), CAF – Devel­op­ment Bank of Latin Amer­i­ca, and the Orga­ni­za­tion for Eco­nom­ic Coop­er­a­tion and Devel­op­ment (OECD), in coop­er­a­tion with the Euro­pean Commission.

«We con­tin­ue to face very strong tasks, such as access to cap­i­tal mar­kets and mea­ger growth. The region has not man­aged to take off yet,» said CEPAL Exec­u­tive Sec­re­tary, Ali­cia Bárce­na, when pre­sent­ing the report in the Argen­tine capital.

The con­clu­sions of this report are on the table of dis­cus­sions of the sec­ond Unit­ed Nations High Lev­el Con­fer­ence on South-South Coop­er­a­tion (PABA + 40), which began also this Wednes­day in Buenos Aires.

Accord­ing to CEPAL’s pro­jec­tions, Latin America’s gross domes­tic prod­uct (GDP) grew by 1.2% in 2018, slow­ing slight­ly com­pared to 1.3% in 2017, and is expect­ed to advance this year by 1.7%. But, despite that pre­dict­ed improve­ment, the report warns that growth «remains weak» and with very het­ero­ge­neous real­i­ties between countries.

Volatile global context

Accord­ing to the doc­u­ment, since 2011 GDP growth has been low­er than the rates reached in the mid-2000’s, and the cur­rent and expect­ed growth has been «insuf­fi­cient» to close the income gaps.

The region is also «vul­ner­a­ble» in a com­pli­cat­ed glob­al con­text: glob­al growth is expect­ed to expe­ri­ence a «soft land­ing» in 2019–2020, and glob­al trade will slow down fur­ther, with a decrease in com­mod­i­ty prices.

The exter­nal con­text, warns the report, is «volatile» and could include a glob­al finan­cial «hard­en­ing» and an increase in trade ten­sions between the Unit­ed States and Chi­na that could «derail» the eco­nom­ic recov­ery in Latin America.

«We fin­ished the tail­wind of the super-cycle of the com­modi­ties’ of 2014–2015 and, to grow back to the high­est rates, we need a reform agen­da that seeks to increase pro­duc­tiv­i­ty,» said Pablo San­guinet­ti, from CAF.

On the oth­er hand, «insuf­fi­cient» eco­nom­ic growth in Latin Amer­i­ca is hold­ing back the reduc­tion of pover­ty and inequal­i­ty, with pover­ty and indi­gence rates sim­i­lar to the ones reg­is­tered in 2016.

«Around 40% of Latin Amer­i­cans run the risk of falling back into pover­ty,» warned Neven Mim­ica, Euro­pean Com­mis­sion­er for Inter­na­tion­al Coop­er­a­tion and Devel­op­ment. «We have infor­mal jobs and poor social pro­tec­tion,» he added.

GDP growth in Latin Amer­i­ca and the Caribbean. Source: OCDE/CAF/CEPAL, IMF (2018), World Eco­nom­ic Out­look (April 2018, July 201 8update).

Four challenges

The report iden­ti­fies four «pit­falls» or «chal­lenges» of devel­op­ment that results from com­bin­ing the weak­ness­es of long data with new prob­lems, as coun­tries move for­ward in their respec­tive devel­op­ment paths.

The first one is social vul­ner­a­bil­i­ty. As Mim­ica high­li­ht­ed, 40% of Latin American’s pop­u­la­tion is cur­rent­ly at risk of falling back into pover­ty. This «vul­ner­a­ble mid­dle class» is caught in a vicious cycle of low-qual­i­ty jobs, poor skills and volatile income, accord­ing to the report.

The sec­ond one is low labour pro­duc­tiv­i­ty, with out­put per work­er remain­ing stuck at 40% of that of the Euro­pean Union for the last 30 years.

Low trust in insti­tu­tions is the third devel­op­ment trap. Around 64% of Latin-Amer­i­cans express no con­fi­dence in their own gov­ern­ment, more than 1/3 are not sat­is­fied with the edu­ca­tion avail­able in their coun­try and more than 1/2 are not hap­py with the health care they receive.

Final­ly, the region faces impor­tant envi­ron­men­tal threats. Latin Amer­i­ca, which holds 40% of the planet’s bio­di­ver­si­ty and has one of the world’s low­est eco­log­i­cal foot­prints, with­stands the worst of col­lec­tive glob­al inac­tion. The Caribbean’s expo­sure to surg­ing nat­ur­al dis­as­ters is, accord­ing to the report, a stark example.

«Inclusive multilateralism»

«Escap­ing those four traps demands vig­or­ous reforms. Stronger pub­lic capac­i­ties and pub­lic-pri­vate dia­logue are nec­es­sary to iden­ti­fy pol­i­cy pri­or­i­ties and co-ordi­nate across min­istries by adopt­ing and imple­ment­ing a new gen­er­a­tion of nation­al devel­op­ment plans”, said Ali­cia Bárcena.

The OECD Devel­op­ment Cen­tre, ECLAC, CAF and the EU call upon Latin Amer­i­can gov­ern­ments to «take a lead­ing role in pro­mot­ing a renewed and inclu­sive mul­ti­lat­er­al­ism that helps achieve the 2030 Agen­da for Sus­tain­able Development.»

«The region is fer­tile ground to shift to such a new inter­na­tion­al co-oper­a­tion par­a­digm in an effort to over­come the devel­op­ment traps it faces,” said Mario Pezzi­ni, Direc­tor of the OECD Devel­op­ment Cen­tre and Spe­cial Advi­sor of the OECD Sec­re­tary-Gen­er­al on Development.

Latin Amer­i­ca and the Caribbean «should be at the fore­front for rethink­ing inter­na­tion­al co-oper­a­tion,» accord­ing to the Latin Amer­i­can Eco­nom­ic Out­look (LEO) 2019.

Canadarm, el brazo canadiense del espacio

El astro­nau­ta Stephen K. Robin­son, en el Canadarm de la Estación Espa­cial Inter­na­cional, el 3 de agos­to de 2005. Foto: NASA / Dominio Público

El 20 de noviem­bre de 1998, hace aho­ra 20 años, dio comien­zo una aven­tu­ra cien­tí­fi­ca que es tam­bién uno de los may­ores ejem­p­los de coop­eración inter­na­cional de la his­to­ria. Ese día fue lan­za­do el módu­lo ruso Zaryá, con el que se puso en fun­cionamien­to la Estación Espa­cial Inter­na­cional (EEI), una mini­ci­u­dad cien­tí­fi­ca que des­de entonces orbi­ta a unos 400 kilómet­ros de la Tier­ra, oper­a­da por la Agen­cia Espa­cial Euro­pea (ESA), la esta­dounidense NASA, la rusa Roscos­mos, la japone­sa JAXA y la cana­di­ense CSA. Es la may­or infraestruc­tura que los humanos han lan­za­do jamás al espa­cio, ha esta­do habita­da inin­ter­rump­i­da­mente des­de 2000, y des­de 2001 está equipa­da con un sofisti­ca­do inge­nio tec­nológi­co cono­ci­do como Canadarm (o, más exac­ta­mente, Canadarm2), un gran ‘bra­zo’ mecáni­co que ayu­da a realizar tar­eas en el exte­ri­or de la nave, y que fue con­ce­bido y desar­rol­la­do en Canadá.

Canadarm2 es el heredero mejo­ra­do y más avan­za­do de Canadarm, otro bra­zo mecáni­co cana­di­ense que fue uti­liza­do en los trans­bor­dadores espa­ciales, y que fue reti­ra­do final­mente en julio de 2011 tras más de 90 misiones. Fue dis­eña­do y fab­ri­ca­do por MDA Space Mis­sions (lla­ma­da ante­ri­or­mente MD Robot­ics), para el pro­gra­ma de la con­tribu­ción de la Agen­cia Espa­cial Cana­di­ense (CSA, por sus siglas en inglés) a la Estación Espa­cial Inter­na­cional. En 2013 el Ban­co de Canadá lo incor­poró como ilus­tración en el rever­so de los bil­letes de 5 dólares.

Denom­i­na­do en su con­jun­to Sis­tema Móvil de Man­ten­imien­to (Mobile Ser­vic­ing Sys­tem, MSS), y más cono­ci­do por el nom­bre de su com­po­nente prin­ci­pal (Canadarm2), este sis­tema robo­t­i­za­do aso­ci­a­do a la EEI tiene un impor­tante papel en el ensam­bla­je y el man­ten­imien­to de la estación, mueve equipos y sum­in­istros, ayu­da en el exte­ri­or a los astro­nau­tas en sus tar­eas de inves­ti­gación, man­ten­imien­to y reparación, y revisa car­gas e instrumentos.

El MSS se mueve a lo largo de unos raíles y está for­ma­do por tres com­po­nentes prin­ci­pales: el bra­zo robóti­co lla­ma­do Manip­u­lador Remo­to de la Estación Espa­cial (SSRMS, por sus siglas en inglés), el Ser­vi­cio Remo­to Móvil del Sis­tema Base (MBS), y el Manip­u­lador Die­stro de Propósi­to Espe­cial (SPDM), tam­bién lla­ma­do Dex­tre o Cana­da Hand.

Para asi­s­tir a los astro­nau­tas en el exte­ri­or de la Estación, el sis­tema tiene espa­cios des­ig­na­dos para guardar her­ramien­tas y equipos, lim­i­ta­dores de pies, pasamanos y pun­tos de amarre de seguri­dad, así como una cámara de ensam­bla­je. Si se nece­si­ta, es inclu­so posi­ble para un astro­nau­ta subirse al MBS mien­tras se desplaza por los raíles del armazón.

En cuan­to al Dex­tre, la lla­ma­da ‘mano cana­di­ense’, se tra­ta de un pequeño robot de dos manos capaz de lle­var a cabo del­i­cadas tar­eas de ensam­bla­je que al prin­ci­pio eran real­izadas por los astro­nau­tas durante los paseos espa­ciales. Tras lle­varse a cabo diver­sas prue­bas en cámaras de sim­u­lación espa­cial en el Lab­o­ra­to­rio David Flori­da de la Agen­cia Espa­cial Cana­di­ense en Ottawa, este manip­u­lador fue lan­za­do el 11 de mar­zo de 2008 con la expe­di­ción STS-123.

Cuan­do está total­mente exten­di­do, Canadarm2 tiene una lon­gi­tud de 17.6 met­ros. El bra­zo posee siete artic­u­la­ciones (un ‘codo’ en el medio y tres artic­u­la­ciones rota­to­rias que están, a su vez, artic­u­ladas), y su peso total es de 1.800 kilos, con un diámetro de 35 cen­tímet­ros. Canadarm2 puede sosten­er car­gas de has­ta 116.000 kilos, y fue capaz de prestar asis­ten­cia en el acoplamien­to del trans­bor­dador espa­cial a la Estación Internacional.

Canadienses en el espacio

Chris Hadfield
Chris Had­field, tocan­do la gui­tar­ra y can­tan­do des­de la Estación Espa­cial Inter­na­cional. Foto: CSA

Has­ta la fecha han pasa­do por la Estación Espa­cial Inter­na­cional un total de seis astro­nau­tas cana­di­ens­es, dos de ellos en misiones de larga duración (Robert Thirsk, en la Expe­di­ción 20/21 de 2008, y Chris Had­field, en la Expe­di­ción 34/35 de 2013), y cua­tro en vis­i­tas de trans­bor­dadores espa­ciales (Julie Payette, Dave Williams, Steve MacLean y Marc Gar­neau).

El próx­i­mo será David Saint-Jacques, quien a par­tir del 3 de diciem­bre de 2018 se con­ver­tirá en el ter­cer cana­di­ense en lle­var a cabo una mis­ión de larga duración en la EEI, donde per­manecerá un total de seis meses y medio, has­ta junio de 2019, como parte de la Expe­di­ción 58.

Canadá ha lle­va­do a cabo más de 20 estu­dios cien­tí­fi­cos en la Estación Espa­cial Inter­na­cional, entre ellos, algunos ded­i­ca­dos a estu­di­ar los efec­tos del via­je espa­cial en los cuer­pos de los astro­nau­tas antes de empren­der via­jes más lar­gos en nue­stro sis­tema solar.

Julie Payette and Robert Thirsk
Los astro­nau­tas cana­di­ens­es Julie Payette y Robert Thirsk hicieron his­to­ria el 17 de julio de 2009 al con­ver­tirse en los primeros cana­di­ens­es en encon­trarse en el espa­cio. Foto: NASA

José Vivar, de líder pandillero y narcotraficante a emprendedor de ‘fitness’: «Es posible cambiar»

Con tan solo 19 años, José Vivar, un joven de ori­gen ecu­a­to­ri­ano naci­do en Toron­to, esta­ba ya al man­do de los LA Boys (Lati­no Ameri­cos Boys), una pandil­la que por entonces con­tro­la­ba bue­na parte del trá­fi­co de dro­gas en la ciu­dad. En 2002 fue acu­sa­do de asesina­to en primer gra­do tras la muerte a tiros en un bar de un miem­bro de una pandil­la rival. Fue absuelto.

Cin­co años después, en 2007, la Policía de Toron­to puso en mar­cha la operación Ched­dar, con Vivar (apo­da­do «Cheesie») como prin­ci­pal obje­ti­vo. En la reda­da en la que le detu­vieron, los agentes se incau­taron de 10 kilos de cocaí­na, una gran can­ti­dad de éxta­sis y mar­i­hua­na, seis armas de fuego (entre ellas, el mod­e­lo favorito de Sadam Husein), 300 car­tu­chos de muni­ción y 130.000 dólares en metáli­co. Le con­denaron a diez años y cua­tro meses en el cor­rec­cional fed­er­al de Bath and Collins Bay (la «escuela de glad­i­adores», como lo lla­ma él), en Kingston.

Durante su estancia en prisión, Vivar decide dar un giro a su vida. Comien­za a hac­er ejer­ci­cio, dis­eña un pro­gra­ma de entre­namien­to «al esti­lo carce­lario» y obtiene un cer­ti­fi­ca­do de instruc­c­tor de fit­ness. Se con­vierte, inclu­so, en colum­nista reg­u­lar de un diario local, el Kingston Whig-Stan­dard. Tras cumplir ocho años y medio de sen­ten­cia, obtiene la lib­er­tad condi­cional por bue­na con­duc­ta (no ten­drá la lib­er­tad com­ple­ta has­ta 2022).

Es entonces cuan­do pone en prác­ti­ca su proyec­to, y fun­da 25/7 Fit­ness – Prison Pump, una orga­ni­zación sin áni­mo de lucro ded­i­ca­da a pro­mover la gim­na­sia y el ejer­ci­cio físi­co, a través de clases sem­anales gra­tu­itas y acce­si­bles, y de pro­gra­mas para jovenes.

Sin embar­go, a primera hora de la mañana del 30 de julio de 2016, su vida vuelve a dar un vuel­co. Durante una clase al aire libre en el par­que de Christie Pits, en Toron­to, un sicario le dis­para cin­co balas a boca­jar­ro, en frente de sus alum­nos. Mila­grosa­mente, Vivar sobrevive.

Tras recu­per­arse en el hos­pi­tal, Vivar es traslada­do a un lugar seguro, lejos de Toron­to. Allí con­tinúa dirigien­do Prison Pump y, final­mente, logra abrir un gim­na­sio en Sud­bury, activi­dad que com­bi­na con su ambi­ción de con­ver­tirse en un orador inspira­cional (llegó a ser semi­fi­nal­ista en el con­cur­so inter­na­cional de oradores Toast­mas­ters).

Su his­to­ria, con él mis­mo como pro­tag­o­nista, la cuen­ta en detalle el doc­u­men­tal Prison Pump, dirigi­do por Gary Lange, pro­duci­do por Ed Bar­rev­eld, y recién estre­na­do en la CBC: «Antes de cono­cer­le —cuen­ta el direc­tor—, José Vivar no con­ta­ba pre­cisa­mente con mi sim­patía. Era un líder pandillero, un nar­co­traf­i­cante, un hom­bre cuya vida había esta­do defini­da por la vio­len­cia. Vendía cocaí­na a los chicos de mi bar­rio. Llev­a­ba un arma des­de los 13 años… José sabe que no puede cam­biar su pasa­do, pero tam­bién le ator­men­tan las pér­di­das que ha sufri­do como con­se­cuen­cia de sus deci­siones. No pudo ver cre­cer a sus hijos [Vivar tiene dos, uno de 12 años y otro de 17], y no solo destrozó a sus padres, sino que tam­bién puso sus vidas en peli­gro. Además, los ami­gos en los que más con­fi­a­ba acabaron dán­dole la espal­da y con­ver­tidos en infor­mantes de la policía. Aho­ra inten­ta deses­per­ada­mente cam­biar su vida, pero sabe que el camino hacia la reden­ción no es un camino fácil».

Con moti­vo de la pro­mo­ción del doc­u­men­tal, José Vivar ha esta­do estos días en Toron­to, donde habló con Lat­tin Magazine.

¿Qué le pasa por la cabeza al volver a Toronto?

Toron­to es mi casa. Yo nací aquí. Mis padres vinieron en 1974, yo nací en el 81… He pasa­do aquí toda mi vida. Pero aho­ra que ten­go expe­ri­en­cias en otras ciu­dades, Toron­to es demasi­a­do grande, demasi­a­da gente. Yo quiero vivir una vida en paz, y a veces creo que Toron­to no me puede dar esa paz. Pero siem­pre voy a ten­er­la en mi corazón. Mi famil­ia está aquí, mi papá, mi mamá y mi hijo de doce años viv­en aquí.

¿Ha sido difí­cil adap­tarse a la vida en una ciu­dad pequeña?

Sí, pero lo pre­fiero. A veces me abur­ro, pero eso me está per­mi­tien­do apren­der nuevas cosas. Aho­ra leo, me con­cen­tro en escribir, camino, paseo con mi per­ri­to… Es una vida com­ple­ta­mente difer­ente. Estoy tam­bién escri­bi­en­do un libro con The Globe and Mail, The Lure of the Gun, donde cuen­to mis expe­ri­en­cias con las armas.

¿Cómo se sin­tió al revivir su pasa­do durante la fil­mación del documental?

No fue fácil, pero es una his­to­ria que quería con­tar. La gente tiene que saber cómo es ese tipo de vida, tiene que saber que es real, que no es solo algo de las películas.

En una de las esce­nas recrea inclu­so, con todo detalle, el momen­to en que le dispararon…

Yo siem­pre supe que iba a pasar. Cuan­do me dis­pararon, pen­sé: «ya está, está pasan­do»… Por supuesto que fue hor­ri­ble. Pero mi mantra es con­ver­tir lo neg­a­ti­vo en pos­i­ti­vo. Todo lo que me ha pasa­do en la vida no solo me ha hecho más fuerte a mí mis­mo, sino que puede inspi­rar tam­bién a otras per­sonas. En el pasa­do he lid­er­a­do a gente de la for­ma equiv­o­ca­da. Esta es mi opor­tu­nidad de hac­er­lo correctamente.

El ataque se pro­du­jo cuan­do ust­ed ya había empeza­do a cam­biar su vida. ¿Cómo reaccionó?

Al prin­ci­pio fue como si me arras­traran de vuelta a todo ese mun­do. Cuan­do me dis­pararon, lo úni­co en lo que podía pen­sar era en ven­garme. Ten­go que acabar con estos tipos antes de que ellos acaben con­mi­go… Pero para entonces había puesto ya tan­to esfuer­zo en vivir de otro modo que no podía per­mi­tirme pen­sar de esa man­era. Aún así, sigo luchan­do con esos demo­ni­os cada día. Estuve meti­do en esa vida durante décadas… Esta es la ver­dadera prue­ba. Aho­ra hay mucha gente que depende de mí y a la que no puedo fal­lar. Mis dos hijos… Ellos son mi motor. Ten­go que hac­er lo cor­rec­to. Y es posi­ble cambiar.

¿Recibió algún tipo de ayu­da en prisión?

Es uno de los prob­le­mas del sis­tema pen­i­ten­cia­rio. Porque en una situación así tienes que pedir ayu­da, y yo tuve la suerte de ten­er a guardias, y después, ofi­ciales en la lib­er­tad condi­cional, que estu­vieron dis­puestos a tra­ba­jar con­mi­go, y a hac­erme ver la vida con otros ojos. Pero hay muchos que no tienen esa opor­tu­nidad. Y son esos los que vuel­ven a la calle, los que no con­fían en el sis­tema, los que vuel­ven a meterse en problemas.

Ust­ed cuen­ta que no cre­ció en un ambi­ente famil­iar prob­lemáti­co, o de fal­ta de recur­sos económi­cos. ¿Qué le llevó a unirse a una ban­da en su adolescencia?

Por supuesto que tuve la posi­bil­i­dad de no hac­er­lo… Pero me daban pal­izas los his­panos, los por­tugue­ses, los ital­ianos… Tenía que tomar una decisión. No podía acud­ir a mi padre, un ecu­a­to­ri­ano de la vie­ja escuela, que me habría dicho que lo que tenía que hac­er era defen­d­erme. Tam­poco podía decir: «vámonos a otra zona», porque no habría sido acept­able… Unirme a una ban­da fue, para mí, un modo de enfrentarme al trau­ma que había vivi­do antes. Después, claro, cuan­do estás en la ban­da exper­i­men­tas más trau­ma, un trau­ma que no es muy difer­ente al que se vive en las guer­ras, en Irak… Es una guer­ra urbana. Y luego, más trau­ma aún en prisión. Mucha gente no es capaz de ges­tionar todo eso. Yo tuve la suerte de con­tar con buenos con­se­jeros y psicól­o­gos en la cárcel.

Un doc­u­men­tal como este sig­nifi­ca volver a estar expuesto. ¿Es un riesgo?

Sí, pero tam­bién me ha abier­to muchas puer­tas. Ten­go que bus­car una man­era de gan­arme la vida, y esta es, para mí, la for­ma de hac­er­lo. Es tam­bién la for­ma de devolver lo que he recibido de la comunidad.

Este está sien­do un año espe­cial­mente duro en Toron­to, con un niv­el de vio­len­cia descono­ci­do en la ciu­dad des­de hace mucho…

La situación es real­mente mala. Es un prob­le­ma cul­tur­al… Lo que Toron­to tiene que enten­der es que todo el mun­do debería sen­tirse inclu­i­do. Lo que a mí me hizo sen­tirme inte­gra­do fue pertenecer a una ban­da lati­na. El resto me hacía sen­tir exclu­i­do. A mí nadie me enseñó finan­zas, o cómo empren­der un nego­cio inmo­bil­iario, por ejem­p­lo. A mí me enseñaron a vender dro­gas, y que es así como vas a ten­er éxi­to. Todos estos tiro­teos en los que hay envuel­tos chicos están moti­va­dos por un esti­lo de vida que quieren man­ten­er, y para eso nece­si­tas dinero… Lo que hay que hac­er es enseñar a estos chicos otras for­mas de ganar ese dinero, enseñar­les a mon­tar un nego­cio, pro­por­cionarles becas y ayu­das para que puedan ganarse la vida hon­rada­mente. Si cuan­do yo tenía 19 años alguien me hubiera dado una ayu­da económi­ca para empezar un nego­cio, eso habría cam­bi­a­do mi vida. Si me hubier­an pro­por­ciona­do un men­tor que me hubiese acon­se­ja­do… Porque las habil­i­dades están ahí. Si eres bueno ven­di­en­do dro­gas, tam­bén serás bueno hacien­do nego­cios. Podría haber puesto toda esa energía en algo legí­ti­mo. Ten­emos que iden­ti­ficar quiénes son estos chicos, quienes son los más influyentes, y echarles una mano. Eso ayu­daría a resolver el problema.

¿Es tam­bién un prob­le­ma policial?

Pon­er más policías no es la solu­ción. Así no se ata­ca la raíz del prob­le­ma… Estos chicos no dis­paran porque sí. Han sido tes­ti­gos de algún tiro­teo, o les han dis­para­do a ellos, o tienen miedo, y entonces van y dis­paran ellos tam­bién, y matan a alguien. Ten­emos que encon­trar la man­era de sacar a esos chicos de esas situa­ciones de alto ries­go, lle­var­los a otros lugares, a otra ciu­dad, inclu­so. Si per­maneces en el mis­mo sitio donde está el prob­le­ma, no podrás evitarlo.

¿Qué planes tiene para el futuro?

La idea es seguir desar­rol­lan­do 25/7 Fit­ness, con el foco espe­cial­mente puesto en los jóvenes, y con­ver­tir­lo en un pro­gra­ma que incluya tam­bién una escuela de nego­cios. Lo bueno de este pro­gra­ma, en cualquier caso, es que es para todo el mun­do. Hay médi­cos y abo­ga­dos hacien­do ejer­ci­cio jun­to a antigu­os dro­ga­dic­tos. Porque se tra­ta de unir a la comu­nidad. Todos somos humanos.

¿Cómo se financia?

Todas nues­tras insta­la­ciones han sido finan­ciadas por donantes pri­va­dos. Recibi­mos mate­r­i­al que esta­ba acu­mu­lan­do pol­vo en sótanos de gente que ya no lo usaba.

¿Mantiene algún con­tac­to con Ecuador?

Claro que sí, ten­go allí mucha famil­ia, en Quito, en Cuen­ca, en Guayaquil… Y algún día voy a regre­sar. Yo nací aquí, pero Ecuador es mi país. Lo primero que haré cuan­do acabe el peri­o­do de lib­er­tad condi­cional será ir allí y estar dos meses en la playa con mis hijos.

Toronto y Vancouver, entre las cuatro ciudades del mundo con mayor burbuja inmobiliaria

Dos ciu­dades cana­di­ens­es, Toron­to y Van­cou­ver, se encuen­tran entre las cua­tro urbes del plan­e­ta con may­or bur­bu­ja inmo­bil­iaria, es decir, aque­l­las en las que los pre­cios de la vivien­da están más por enci­ma de lo que deberían, en fun­ción de parámet­ros como el salario local, lo que se ofrece en la vivien­da, el mer­ca­do de alquil­er o la deu­da hipote­caria. Toron­to, además, encabeza la lista de las ciu­dades en las que es may­or el ries­go de que esta bur­bu­ja vaya a peor, con un desajuste de pre­cios más grande inclu­so que el exis­tente en las ciu­dades tradi­cional­mente más caras en todos los rank­ings, como Lon­dres o Tokio.

Así lo pone de man­i­fiesto el Índice Glob­al de Bur­bu­ja Inmo­bil­iaria del ban­co de inver­sión suizo UBS, un informe anu­al de ref­er­en­cia para el sec­tor, cuya edi­ción de 2018 ha sido pub­li­ca­da esta sem­ana. Cada año, el ban­co anal­iza 20 ciu­dades de todo el mun­do con­sid­er­adas grandes cen­tros financieros, en una lista que incluye metrópo­lis como Nue­va York, Síd­ney, Sin­ga­pur, París, o Hong Kong, aparte de las men­cionadas Lon­dres y Tokio. En algu­nas de ellas el alquil­er es demasi­a­do caro; en otras, encon­trar una vivien­da es un autén­ti­co desafío para los extran­jeros. Todas tienen en común un coste de la vida sen­si­ble­mente may­or que el de sus áreas geográ­fi­cas cercanas.

Mapa y datos: UBS Glob­al Real Estate Bub­ble Index 2018. Pichar en la ima­gen para ampliarla.

El ránk­ing mundi­al de bur­bu­ja inmo­bil­iaria elab­o­ra­do por el ban­co para 2018 lo encabeza Hong Kong (Chi­na), segui­da de Múnich (Ale­ma­nia). En ter­cera posi­ción aparece Toron­to; después, Van­cou­ver, y a con­tin­uación, Lon­dres (Reino Unido) y Ams­ter­dam (Holan­da).

El ban­co otor­ga una puntación a cada ciu­dad anal­iza­da. Por deba­jo de –1,5 se con­sid­era un mer­ca­do deprim­i­do, es decir, aquel en el que hay más vende­dores que com­pradores, un exce­so de ofer­ta que se tra­duce en pre­cios gen­eral­mente más bajos. Entre –1,5 y –0,5 se con­sid­era un mer­ca­do infraval­o­rado, y entre –0,5 and 0,5, bien val­o­rado. Una pun­tuación may­or de 1,5 cor­re­sponde a un mer­ca­do sobreval­o­rado, una sitación en la que puede hablarse ya de bur­bu­ja, o, más exac­ta­mente de «alto ries­go de bur­bu­ja», ya que el ban­co define el tér­mi­no como «un sobre­pre­cio sus­tan­cial y sostenido de un acti­vo cuya exis­ten­cia no puede pro­barse has­ta que estal­la». Toron­to obtiene un 1,95; Van­cou­ver, un 1,92.

Uti­lizan­do los datos del informe, la CBC cal­culó que, en Toron­to, un tra­ba­jador alta­mente cual­fi­ca­do nece­si­taría seis años de salario para com­prar una casa a los pre­cios actuales, mien­tras que en Van­cou­ver el tiem­po sería de nueve años.

Ralentización en Toronto

Grá­fi­co: UBS Glob­al Real Estate Bubble.

La situación es algo mejor que el año pasa­do en el caso de Toron­to, no así en lo que respec­ta a Van­cou­ver. El informe de UBS señala que en la may­or ciu­dad de Colum­bia Británi­ca los pre­cios se han acel­er­a­do en una relación que alcan­za ya los dos dígi­tos. En Toron­to, sin embar­go, la dinámi­ca de subi­da se ha ralen­ti­za­do un poco. En ambas ciu­dades las val­o­raciones han ten­di­do al alza des­de los años noven­ta, sin que la cri­sis financiera con­sigu­iera mod­er­ar los precios.

Más en detalle, el informe indi­ca que, des­de «el fre­nesí alcista» de medi­a­dos del año pasa­do, cuan­do se batieron récords en el coste de la vivien­da, los pre­cios se han esta­bi­liza­do en Toron­to a lo largo de los últi­mos cua­tro cuatrimestres. Con­sideran­do el ajuste de la inflación, los pre­cios de la vivien­da son actual­mente un 50% más caros que hace cin­co años.

Según el ban­co, a este enfri­amien­to ha podi­do con­tribuir el Plan de Vivien­da Jus­ta imple­men­ta­do el año pasa­do, a través del cual se gravó con impuestos a las com­pras extran­jeras y a los aparta­men­tos vacantes, y se pusieron en mar­cha con­troles más estric­tos en el alquil­er. A ello se le unen la subi­da de los costes de las hipote­cas y una may­or difi­cul­tad a la hora de obten­er un prés­ta­mo, fac­tores que con­tribuyen a fre­nar la deman­da y, en con­se­cuen­cia, los pre­cios. El ban­co advierte, no obstante, que, a cor­to pla­zo, el debili­ta­mien­to del dólar cana­di­ense puede volver a atraer a inver­sores extran­jeros, lo que volvería a calen­tar el mercado.

De acuer­do con datos de la Jun­ta de Bienes Inmo­bil­iar­ios de Toron­to (Toron­to Real Estate Board), el pre­cio prome­dio de ven­ta de una casa en la región fue el pasa­do mes de agos­to de 765.270 dólares.

En gen­er­al, la ase­quibil­i­dad de la vivien­da en Canadá se encuen­tra en su peor momen­to en 28 años, tal y como refle­ja un informe elab­o­ra­do por los econ­o­mis­tas del Roy­al Bank of Cana­da (RBC), y dado a cono­cer este mis­mo viernes.

Según este estu­dio, el por­centa­je de ingre­sos que un hog­ar cana­di­ense medio nece­si­ta para poder cubrir los cos­tos deriva­dos de adquirir una vivien­da alcanzó el 53,9% en el segun­do trimestre de 2018. Se tra­ta del peor dato des­de 1990, cuan­do la pro­por­ción de los ingre­sos nece­saria para hac­er frente a los cos­tos de la propiedad era del 56%.

Los econ­o­mis­tas con­statan, eso sí, que la situación es espe­cial­mente pre­ocu­pante en las áreas de Toron­to, Vic­to­ria y, espe­cial­mente, Van­cou­ver, cuyos reg­istros empe­o­ran con­sid­er­able­mente la media nacional, pero mucho menos críti­ca en el resto del país.

Las claves de la contundente victoria de Doug Ford en Ontario

El líder del Par­tido Con­ser­vador Pro­gre­sista, Doug Ford, será el nue­vo pre­mier de Ontario tras ganar este jueves por may­oría abso­lu­ta las elec­ciones cel­e­bradas en la provin­cia. La con­tun­dente vic­to­ria de Ford, que logró un total de 76 escaños (49 más de los que tenían los con­ser­vadores), ha hecho saltar en peda­zos las predic­ciones de las encues­tas, que has­ta el últi­mo momen­to le situ­a­ban prác­ti­ca­mente empata­do con la can­di­da­ta del NDP, Andrea Hor­wath. Hor­wath, con 40 escaños, encabezará la oposi­ción ofi­cial gra­cias a sus buenos resul­ta­dos y a la deba­cle del Par­tido Lib­er­al, que pierde no solo el poder, después de 15 años en el gob­ier­no, sino tam­bién a su líder, Kath­leen Wynne. Tras obten­er tan solo siete escaños (el peor resul­ta­do de la his­to­ria para los lib­erales en la provin­cia), la has­ta aho­ra primera min­is­tra renun­ció a su car­go al frente del par­tido en la mis­ma noche elec­toral. La jor­na­da fue tam­bién históri­ca para los Verdes de Mike Schrein­er, cuya vic­to­ria en Guelph les per­mi­tirá sen­tarse por primera vez, con un escaño, en el Par­la­men­to de Queen’s Park.

La may­oría de los anal­is­tas políti­cos coin­ci­den en atribuir el tri­un­fo de Ford, naci­do en Eto­bi­coke hace 53 años, al hecho de que el can­dida­to con­ser­vador haya con­segui­do cap­i­talizar el deseo de cam­bio de una may­oría de votantes cas­ti­ga­dos por la mala situación económi­ca, cansa­dos del sta­tus quo lib­er­al, y opuestos, a menudo de un modo casi vis­cer­al, a una Kath­leen Wynne que, más allá de sus logros como pre­mier, nun­ca dis­frutó de altas cotas de pop­u­lar­i­dad ni supo dis­tan­cia­rse de los escán­da­los que pla­garon el gob­ier­no de su ante­cesor en el car­go, Dal­ton McGuin­ty. Una bue­na parte de los votos habrían provenido asimis­mo de elec­tores que, sin situ­arse espe­cial­mente a la derecha del espec­tro políti­co, no desea­ban cua­tro años más de gob­ier­no lib­er­al, pero tam­poco con­fían lo sufi­ciente en las prop­ues­tas, en teoría, más a la izquier­da, del NDP. En este sen­ti­do, es prob­a­ble que, una vez descar­ta­da la opción de Hor­wath, muchos votos hayan sido más con­tra Wynne que a favor de Ford.

La vic­to­ria de Ford puede ten­er que ver tam­bién con el hecho de que sea con­sid­er­a­do por muchos como una especie de out­sider en su par­tido. Así, es posi­ble inter­pre­tar los resul­ta­dos elec­torales más como un regre­so por la puer­ta grande de la lla­ma­da ‘Ford Nation’ y de sus val­ores (las prome­sas estrel­la de Ford giran invari­able­mente en torno a bajadas o elim­i­nación de impuestos, empezan­do por las demo­nizadas tasas medioam­bi­en­tales a las emi­siones de car­bono, un asun­to espe­cial­mente sen­si­ble para un sec­tor de la población tradi­cional­mente escép­ti­co con el cam­bio climáti­co), que como un vira­je de la provin­cia a los val­ores más clási­cos y orto­dox­os del Par­tido Con­ser­vador. No hay que olvi­dar que Ford cogió las rien­das del par­tido ape­nas el pasa­do mes de mar­zo, cuan­do los con­ser­vadores esta­ban descabeza­dos y en mitad de una grave cri­sis inter­na tras el escán­da­lo que provocó la reti­ra­da de su ante­ri­or líder, Patrick Brown.

Además de estos fac­tores estruc­turales, Ford ha cimen­ta­do su vic­to­ria en cin­co aspec­tos igual­mente impor­tantes: un men­saje sim­ple, pop­ulista y repeti­do una y otra vez («los impuestos nos están ahogan­do», «vamos a ayu­dar a las famil­ias que tra­ba­jan duro», «vamos a hac­er que el dinero se quede en vue­stros bol­sil­los» ); la ima­gen de un can­dida­to cer­cano a la gente y ale­ja­do de las ‘élites’ («uno de los nue­stros»);  guiños a los pequeños y medi­anos empre­sar­ios (con­gelación de la subi­da del salario mín­i­mo, reduc­ción de las tasas cor­po­ra­ti­vas, «Ontario vuelve a estar abier­to para los nego­cios»); con­ce­siones a los sec­tores más con­ser­vadores (elim­i­nación del temario esco­lar actu­al sobre edu­cación sex­u­al, vaguedad y ausen­cia de com­pro­misos con respec­to a la reg­u­lación del cannabis); y, sobre todo, un pro­gra­ma en el que no aca­ba de conc­re­tar de dónde va a sacar el dinero para finan­ciar sus prome­sas (además de bajar los impuestos, Ford ase­gu­ra que reducirá el pre­cio de la gasoli­na, el de la de la fac­tura de la elec­t­ri­ci­dad y has­ta el de la cerveza, y prom­ete elim­i­nar el déficit, a pesar de que se ha com­pro­meti­do a inver­tir miles de mil­lones de dólares en proyec­tos de trans­porte públi­co e infraestructuras).

Como señala a la CBC Myer Siemi­aty­c­ki, pro­fe­sor de cien­cias políti­cas en la Uni­ver­si­dad de Ryer­son, «Ford tenía un pro­duc­to muy sen­cil­lo, y lo ha esta­do ven­di­en­do más bara­to que nadie». Lo ha ven­di­do, además, aseso­ra­do por un efi­caz equipo de estrate­gas que, al man­ten­er bajo mín­i­mos las com­pare­cen­cias del líder con­ser­vador ante los medios, ha logra­do evi­tar muchas situa­ciones en las que el can­dida­to podría haber cometi­do errores o verse someti­do a pre­gun­tas incó­modas. Con las encues­tas de cara durante bue­na parte de la cam­paña, Ford entendió, además, que tam­poco era nece­sario cor­rer el ries­go de ser demasi­a­do pre­ciso acer­ca de sus prop­ues­tas y prome­sas, algo que prob­a­ble­mente habría dado muni­ción a los ataques de sus opo­nentes. Una vez que Wynne tiró la toal­la al recono­cer, a menos de una sem­ana de los comi­cios, que no tenía opciones, Ford solo tuvo que seguir apli­can­do su fór­mu­la unos días más.

Con este cóc­tel, Ford, a quien nadie augura­ba un futuro políti­co rel­e­vante hace tan solo unos meses, ha con­segui­do pasar pági­na, de momen­to, sobre los escán­da­los que pre­cedieron a su nom­i­nación como can­dida­to, sobre las acusa­ciones referi­das a su escasa preparación, sobre las dis­putas legales con su propia famil­ia que salieron a la luz en los últi­mos días de la cam­paña y, espe­cial­mente, sobre sus polémi­cos años en el Ayun­tamien­to de Toron­to, tan­to a la som­bra de su her­mano Rob durante el caóti­co gob­ier­no del fal­l­e­ci­do alcalde (a cuyo lega­do no dudó en rendir un emo­ciona­do trib­u­to en su dis­cur­so la noche elec­toral), como des­de su puesto como con­ce­jal, con sus pos­turas a favor de la pri­va­ti­zación de parte del ser­vi­cio de basur­as o de reducir el pre­supuesto de varias ofic­i­nas municipales.

En cualquier caso, y pese a tratarse de una vic­to­ria incues­tion­able, tam­poco se puede afir­mar que Ford haya arrasa­do por com­ple­to a sus rivales, como podría pen­sarse tras echar un vis­ta­zo rápi­do a la nue­va dis­tribu­ción de los escaños en Queen’s Park, o al mapa de los resul­ta­dos de los comi­cios en el área met­ro­pol­i­tana de Toron­to (el GTA), con ese gran mar azul en el que tan solo el corazón más urbani­ta de la ciu­dad emerge como una pequeña isla naran­ja y roja. Aparte del hundimien­to de los lib­erales, del escaño históri­co de los Verdes y de la evi­dente subi­da de los con­ser­vadores en el GTA y en muchos dis­tri­tos del mis­mo Toron­to, las elec­ciones han demostra­do tam­bién que una bue­na parte de Ontario con­fía en el NDP, y que sus opciones futuras de vic­to­ria son sól­i­das, espe­cial­mente si Ford no es capaz de cumplir sus promesas.

Los por­centa­jes del voto pop­u­lar (antes de aplicar la ley elec­toral que los tra­duce en escaños en el Par­la­men­to provin­cial) demues­tran que la ven­ta­ja de Ford, aún sien­do muy impor­tante, no ha sido tan abis­mal: los con­ser­vadores obtu­vieron el 40,63% de los votos; el NDP, el 33,69%; el Par­tido Lib­er­al, el 19,30%; y los Verdes, el 4,62%. Con estas cifras, alrede­dor del 56% de los votantes en Ontario siguen situán­dose en posi­ciones de izquier­da o cen­tro izquier­da, lo que, al mar­gen inclu­so de la evolu­ción de la economía, sin duda ten­drá con­se­cuen­cias en el caso de que el gob­ier­no de Ford opte por un manda­to de fuerte con­tenido con­ser­vador en el aspec­to más ide­ológi­co y cul­tur­al. Habrá que ver aho­ra si el Par­tido Lib­er­al es capaz de recon­stru­irse después de este duro golpe, y si la vet­er­ana Andrea Hor­wath, que nun­ca había esta­do tan cer­ca de la vic­to­ria, tiene áni­mo y energía para aguan­tar cua­tro años más, después de casi una déca­da al frente del Nue­vo Par­tido Democrático.

La obra de Banksy toma Toronto por partida doble… y con polémica

La Rata de Haight Street, de Banksy, expues­ta en Yorkville Vil­lage, en Toron­to. Foto: Lat­tin Magazine

La coin­ci­den­cia en Toron­to durante este mes de junio de dos exposi­ciones de la obra de Banksy es una mag­ní­fi­ca ocasión para ver ‘en direc­to’ las crea­ciones del míti­co artista calle­jero y activista británi­co, pero ha lev­an­ta­do tam­bién cier­ta polémi­ca. Por un lado, ningu­na de las dos mues­tras está autor­iza­da ofi­cial­mente por el artista; por otro, muchos fans del escur­ridi­zo y provo­cador mae­stro del sten­cil art, creador de emblemáti­cas imá­genes como la niña y el globo rojo en for­ma de corazón, los monos que un día dom­i­narán el mun­do, o los dos policías fun­di­dos en un tier­no beso, ven como mín­i­mo una con­tradic­ción que obras con­ce­bidas orig­i­nal­mente para ser con­tem­pladas en lugares públi­cos, en un espa­cio deter­mi­na­do y de for­ma gra­tui­ta, se exhiban fuera de con­tex­to y rodeadas de tien­das de lujo en un caso, o pagan­do una entra­da en el otro.

La primera exposi­ción, tit­u­la­da Sav­ing Banksy (Sal­van­do a Banksy), está com­pues­ta por una sola obra, una de las más emblemáti­cas del artista. Se tra­ta de la famosa Rata de Haight Street, cuyo orig­i­nal (es decir, la sec­ción del muro donde fue pin­ta­da orig­i­nal­mente, en San Fran­cis­co) puede verse has­ta el 11 de junio en el cen­tro com­er­cial de Yorkville Vil­lage, com­par­tien­do espa­cio con tien­das de mar­cas como Chanel, Tiffany o Prada.

La obra, eso sí, puede con­tem­plarse de for­ma gra­tui­ta, y en prin­ci­pio su exhibi­ción cumple las condi­ciones impues­tas por su ‘propi­etario’ (él se define más bien como «preser­vador») en todos los lugares que ha recor­ri­do ya la mues­tra (Mia­mi, Los Ánge­les, la propia San Fran­cis­co): además de ser gratis y de estar abier­ta al pub­li­co en gen­er­al, la exposi­ción debe pro­mover la impor­tan­cia del arte calle­jero y la ima­gen de la pin­tu­ra no puede ser comercializada.

La Rata de Haight Street fue pin­ta­da por Banksy en 2010 en el históri­co bar­rio de Haight and Ash­bury de San Fran­cis­co, durante las dos sem­anas que el artista estu­vo tra­ba­jan­do en las calles de la ciu­dad cal­i­for­ni­ana, con moti­vo del estreno de su doc­u­men­tal Exit Through the Gift Shop (nom­i­na­do al Óscar en 2011 a la mejor pelícu­la doc­u­men­tal, y ganador del Inde­pen­dent Spir­it Awards en 2010, tam­bién a la mejor pelícu­la doc­u­men­tal). Des­de la calle, los vian­dantes podían leer un men­saje («Aquí es donde mar­co la línea»), del que partía una línea roja has­ta el edi­fi­cio con­tiguo, donde esta­ba la pin­tu­ra de la rata en sí, soste­nien­do una especie de rotu­lador y atavi­a­da con una gor­ra que recuer­da a la del Che Guevara.

La gran may­oría de las obras que pin­tó Banksy durante aque­l­la estancia en San Fran­cis­co fueron bor­radas, bien por los propi­etar­ios de los inmue­bles donde las real­izó, bien por las autori­dades. La Rata, sin embar­go, sobre­vivió, y un colec­cionista de arte, Bri­an Greif, decidió sal­var­la. Para ello, Greif pagó 40.000 dólares. No para com­prar­la, pues téc­ni­ca­mente no esta­ba en ven­ta, sino para poder ‘arran­car­la’, y preser­var­la. De hecho, y a pesar de que Greif ha tenido ofer­tas de has­ta medio mil­lón de dólares por la pin­tu­ra, has­ta aho­ra las ha rec­haz­a­do todas, embar­cán­dose, en su lugar, en esta especie de exposi­ción itin­er­ante. En la mues­tra de Yorkville Vil­lage, que cualquiera puede ver y fotografi­ar sin pagar un dólar, la obra está acom­paña­da por pan­e­les explica­tivos y por otros tra­ba­jos rela­ciona­dos con el arte callejero.

La Rata de Haight Street es tam­bién el tema prin­ci­pal de un doc­u­men­tal, pro­duci­do por Net­flix y tit­u­la­do asimis­mo Sav­ing Banksy, en el que el debate sobre la exhibi­ción de arte calle­jero en con­tex­tos difer­entes a sus espa­cios orig­i­nales es, pre­cisa­mente, uno de los asun­tos fundamentales.

La segun­da exposi­ción es The Art of Banksy (el arte de Banksy), un gran even­to que lle­ga a Toron­to pre­ce­di­do de una potente cam­paña pub­lic­i­taria (los carte­les anun­cián­dola pueden verse des­de hace sem­anas en muchas de las prin­ci­pales avenidas de la ciu­dad), y que mostrará, por primera vez en Norteaméri­ca, más de 40 obras del artista, val­o­radas en unos 35 mil­lones de dólares.

La exposi­ción, no autor­iza­da tam­poco por el artista, ha sido comis­ari­a­da a par­tir de difer­entes colec­ciones pri­vadas por Steve Lazarides, exa­gente del pro­pio Banksy, con quien rompió pro­fe­sion­al­mente en el año 2009. En este caso, además, la entra­da no es gra­tui­ta. Cues­ta 35 dólares (32,50 para estu­di­antes y seniors).

The Art of Banksy podrá verse en el 213 de Ster­ling Road durante cua­tro sem­anas, tras haber pasa­do por ciu­dades como Mel­bourne, Ams­ter­dam, Tel Aviv, Auck­land y Berlín. La may­oría de las obras que for­man la mues­tra fueron expues­tas orig­i­nal­mente en algu­nas de las primeras exposi­ciones real­izadas por el artista a prin­ci­p­ios de los años 2000, entre ellas, Turf Wars (Lon­dres, 2003) y Bare­ly Legal (Los Ánge­les, 2006). La exposi­ción incluye obras emblemáti­cas como Girl and Bal­loon, Laugh Now o Flag Wall.

Activismo a pie de calle

Banksy, quien no ha apare­ci­do nun­ca en públi­co ni ha rev­e­la­do jamás su iden­ti­dad, es un pin­tor, artista calle­jero y activista social, con­sid­er­a­do uno de los grafiteros políti­cos más impor­tantes e influyentes del mundo.

Comen­zó su obra en las calles de Bris­tol (Reino Unido), su ciu­dad natal, entre 1992 y 1994, y en el año 2000 orga­nizó una exposi­ción en Lon­dres. Des­de entonces, sus pin­tadas han apare­ci­do en ciu­dades de todo el mun­do y en lugares de gran sig­nifi­cación políti­ca, como el muro con­stru­i­do por Israel en la Cisjor­da­nia ocupada.

Banksy es cono­ci­do asimis­mo por haberse intro­duci­do, dis­fraza­do, en famosos museos de todo el mun­do para col­gar algu­nas de sus obras de man­era clan­des­ti­na, incluyen­do la Tate Mod­ern y el Museo Británi­co, en Lon­dres, y el MOMA de Nue­va York.

En su obra mez­cla imá­genes de una gran car­ga sim­bóli­ca, jugan­do con el humor y recur­rien­do a menudo a los con­trastes y las con­tradic­ciones del sis­tema cap­i­tal­ista occi­den­tal, en la línea del movimien­to de denun­cia de la pub­li­ci­dad y el con­sum­is­mo encabeza­do por revis­tas como Adbusters.

Un viaje con rostro humano a las heridas aún abiertas del franquismo

María Martín, en un fotogra­ma del doc­u­men­tal ‘El silen­cio de los otros’.

«Yo tenía seis años cuan­do fueron a por mi madre, gente del pueblo, todos los de Fran­co. La encon­traron al día sigu­iente, en la oril­la de la car­retera. No la pudieron pon­er en el cemente­rio. El pueblo no les dejó». La voz gas­ta­da de María Martín, una anciana nona­ge­nar­ia, nave­ga por sus recuer­dos mien­tras la vemos deposi­tar un ramo de flo­res jun­to al quita­miedos de una car­retera, apoy­a­da en un bastón. El con­traste entre las imá­genes que pueblan su memo­ria y la belleza de la luz de la mañana que inun­da la esce­na tiene algo de perturbador.

Del cuel­lo de María cuel­ga un medal­lón con la ima­gen de su madre, Fausti­na López González, asesina­da el 21 de sep­tiem­bre de 1936 en Bue­naven­tu­ra, un pequeño pueblo de Tole­do, durante los primeros meses de la Guer­ra Civ­il españo­la. La foto, un ros­tro en sepia de otro tiem­po al que se decidió no mirar demasi­a­do para poder seguir ade­lante, parece un antí­do­to con­tra el olvi­do, pero María no ha deja­do de recor­dar ni un solo día des­de hace más de ocho décadas. Y como el de su madre, has­ta 100.000 cadáveres per­manecen aún a la espera de ser exhuma­dos en toda España. «Este es el sitio de la fosa», cuen­ta, miran­do a la cámara, en la cune­ta, con los ojos llorosos: «Mira, allí, en esos zarza­les, tiraron las ropas». Y luego: «Qué injus­ta que es la vida… No la vida, los humanos. Somos injustos».

Almudena Carracedo y Robert Bahar
Almu­de­na Car­race­do y Robert Bahar, en el Fes­ti­val Hot Docs, en Toron­to. Foto: Julio César Rivas / Lat­tin Magazine

María Martín murió en 2014, unos años después de la grabación de esta esce­na, con la que arran­ca el doc­u­men­tal El silen­cio de los otros. Fal­l­e­ció sin haber podi­do recu­per­ar los restos de su madre, y sin haber podi­do cumplir la prome­sa que le hizo a su padre de que lo haría. Su his­to­ria es uno de los ejes de una pelícu­la, real­iza­da por la españo­la Almu­de­na Car­race­do y el esta­dounidense Robert Bahar que, a lo largo de seis años, acom­paña de for­ma ínti­ma y a la vez disc­re­ta las vidas de varias víc­ti­mas y famil­iares de víc­ti­mas del fran­quis­mo, en su batal­la por que se haga jus­ti­cia y con­tra la imposi­ción por ley del olvi­do, el perdón y el silen­cio. El doc­u­men­tal, que cuen­ta con la pro­duc­ción ejec­u­ti­va de El Deseo (la pro­duc­to­ra de Pedro y Agustín Almod­ó­var), obtu­vo el Pre­mio del Públi­co y el Pre­mio de Cine por la Paz de la Fun­dación Hein­rich Böll en el últi­mo Fes­ti­val de Cine de Berlín, y se pre­sen­tó este viernes en Toron­to, en el mar­co del Fes­ti­val Inter­na­cional de Doc­u­men­tales Hot Docs, uno de los más impor­tantes del mun­do, si no el que más, en su género.

«Se nos ha impuesto ese silen­cio, y lo hemos asum­i­do; mi gen­eración aún sabe un poco, pero la sigu­iente ape­nas conoce nada, no es parte de su memo­ria ni de sus luchas colec­ti­vas», cuen­ta a Lat­tin Mag­a­zine Car­race­do, naci­da en Madrid en ple­na tran­si­ción españo­la a la democ­ra­cia. «No es una pelícu­la sobre la Guer­ra Civ­il, ni pre­tendemos explicar la tran­si­ción; nues­tra his­to­ria es en pre­sente», añade. «Puedes bus­car infor­ma­ción en Google, pero no te puedes pon­er en el lugar del otro si no te sumerges en su his­to­ria», expli­ca, a su vez, Robert Bahar: «Nues­tra inten­ción era bucear en esas his­to­rias, en lo que se hizo invis­i­ble durante cuarenta años».

Niños robados

El doc­u­men­tal abor­da, a través de tes­ti­mo­nios y expe­ri­en­cias per­son­ales (el con­tex­to históri­co se resuelve con una voz en off en ape­nas unos min­u­tos al prin­ci­pio), tres sinies­tras caras del fran­quis­mo cuyas heri­das con­tinúan abier­tas para muchos de quienes las sufrieron y sus descen­di­entes: los desa­pare­ci­dos de la Guer­ra Civ­il, los tor­tu­ra­dos durante la dic­tadu­ra y los cien­tos de casos de niños roba­dos, arrebata­dos a sus madres nada más nac­er medi­ante fal­sos informes de defun­ción, algunos de los cuales lle­gan inclu­so has­ta comen­za­da ya la déca­da de los ochen­ta, var­ios años después de la muerte de Franco.

Los recuer­dos de los tor­tu­ra­dos y las secue­las con las que aún con­viv­en (des­de el trau­ma mis­mo de la tor­tu­ra al hecho de que, como en el caso de José María ‘Cha­to’ Galante, su tor­tu­rador, Anto­nio González Pacheco, ‘Bil­ly el Niño’, siga vivien­do impune­mente a unos cuan­tos met­ros de su casa) son des­gar­radores, como lo es tam­bién el dolor de los famil­iares de los enter­ra­dos en las cune­tas, inca­paces de poder cer­rar su due­lo tan­tas décadas después. Hay una especie de aliv­io agridulce y difí­cil de proce­sar cuan­do vemos, por ejem­p­lo, a Ascen­sión Mendi­eta, de 90 años, llo­rar ante los hue­sos medio descom­puestos de su padre, Tim­o­teo, un sindi­cal­ista fusila­do en Guadala­jara en 1939, cuyos restos pudieron ser final­mente exhuma­dos en 2017 gra­cias al pro­ce­so inter­na­cional puesto en mar­cha por la jueza argenti­na María Servini.

the silence of the others 2
José María Galante recorre las antiguas depen­den­cias poli­ciales en las que fue tor­tu­ra­do, en el doc­u­men­tal ‘El silen­cio de los otros’.

Pero es el escán­da­lo de los niños roba­dos, por lo poco cono­ci­do que sigue sien­do entre la sociedad españo­la en gen­er­al, lo que resul­ta, quizá, más impac­tante. «Empezamos a grabar intere­sa­dos por los casos de los niños roba­dos, y por el hecho de que algo así hubiese podi­do ocur­rir en España, y fue entonces cuan­do nos encon­tramos con la querel­la argenti­na», expli­ca Car­race­do. Así, el proyec­to, que no esta­ba con­ce­bido en un prin­ci­pio como espe­cial­mente largo, acabó con­vir­tién­dose en un tra­ba­jo de seis años y más de 450 horas de rodaje.

Justicia universal

La lla­ma­da querel­la argenti­na, cuya con­struc­ción, desar­rol­lo y con­se­cuen­cias nos mues­tra des­de den­tro el doc­u­men­tal, es la deman­da inter­pues­ta final­mente en el país suramer­i­cano, y dirigi­da por la jueza Servi­ni, ante el per­sis­tente silen­cio y las tra­bas legales a los que se enfrenta­ban las víc­ti­mas en su pro­pio país, como con­se­cuen­cia de la Ley de Amnistía de 1977, aún vigente. La úni­ca excep­ción que les había abier­to un camino en España, el inten­to del juez Bal­tasar Garzón de aplicar al fran­quis­mo los mecan­is­mos de jus­ti­cia uni­ver­sal que le per­mi­tieron ini­ciar el históri­co pro­ce­so con­tra el exdic­ta­dor chileno Augus­to Pinochet, acabó con el proce­samien­to del pro­pio juez.

«Es impor­tante situ­ar a España en ese con­tex­to inter­na­cional en el que después de un con­flic­to se han abier­to pro­ce­sos de inves­ti­gación, como ha ocur­ri­do en Ruan­da, Sudáfrica o Cam­boya», señala Bahar. «España, que fue pio­nera en el uso de la jus­ti­cia uni­ver­sal [en el caso Pinochet], nie­ga esa mis­ma jus­ti­cia para sus pro­pios crímenes», apun­ta Carracedo.

the silence of the others 3
Acen­sión Mendi­eta, que pudo final­mente exhumar los restos de su padre, ante los medios, en el doc­u­men­tal ‘El silen­cio de los otros’.

Hace poco más de un mes, el 20 de mar­zo, el Con­gre­so español rec­hazó, con los votos en con­tra de tres par­tidos (incluyen­do el con­ser­vador PP, en el Gob­ier­no, y el PSOE, social­ista) una refor­ma de la Ley de Amnistía que habría abier­to una vía para juz­gar los crímenes del fran­quis­mo. La refor­ma ni siquiera pre­tendía derog­ar com­ple­ta­mente la ley o abrir juicios con­tra cualquier cualquier acto políti­co cometi­do antes de 1975 que hubiese resul­ta­do en deli­to. Solo bus­ca­ba refor­mar la nor­ma para que algunos crímenes con­sid­er­a­dos imper­don­ables has­ta por Naciones Unidas, como la desapari­ción forza­da o la tor­tu­ra, pud­iesen ser juz­ga­dos. «¿Cómo puede un país como España, con insti­tu­ciones democráti­cas ya fuertes y asen­tadas, per­mi­tir este tipo de cosas?», se pre­gun­ta Carracedo.

«Existen»

El doc­u­men­tal, en cualquier caso, no es un pan­fle­to políti­co, ni pre­tende ser tam­poco un exhaus­ti­vo repa­so a la his­to­ria reciente de España. Es, al final, algo mucho más humano. Y esa intim­i­dad que des­ti­la (se lle­ga a olvi­dar que hay una cámara rodan­do) no habría sido posi­ble de no ser por, como expli­can sus pro­pios real­izadores, dos fac­tores fun­da­men­tales: el mucho tiem­po que pasaron con los pro­tag­o­nistas y sus famil­ias, y la sen­cillez de los medios téc­ni­cos que utilizaron.

«Éramos tan solo yo con la cámara y Robert con el sonido, y eso fue cre­an­do una con­fi­an­za espe­cial», expli­ca Car­race­do. «La primera vez que grabas todo es más con­sciente, pero después de trein­ta veces esa bar­rera desa­parece», añade. De hecho, tan­to ella como Bahar siguen en con­tac­to con muchas de las per­sonas que apare­cen en el filme: «Quince de ellos esta­ban con nosotros en el estreno», cuen­ta Bahar: «Fue muy emo­cio­nante cuan­do el públi­co empezó a aplaudir, y ellos pudieron sen­tir que su his­to­ria está viva, que, al fin, existen».

El hecho de que los acon­tec­imien­tos fue­sen incor­porán­dose a la pelícu­la a medi­da que se iban pro­ducien­do otor­ga además al doc­u­men­tal un drama­tismo espe­cial. «No sabíamos qué iba a suced­er después, o cómo iban a acabar, por ejem­p­lo, los pro­ce­sos judi­ciales», señala Bahar. A lo largo de los años que tran­scur­ren en la pelícu­la hay muchos momen­tos de frus­tración, de desán­i­mo ante batal­las judi­ciales per­di­das tras haber cel­e­bra­do lo que parecía una pequeña vic­to­ria, instantes de rabia ante una impunidad que parece blinda­da. Pero tam­bién esce­nas en las que se abre paso cier­ta esper­an­za, la con­stat­ación de que han surgi­do ya las primeras gri­etas en ese muro de silen­cio, de que las voces que han per­maneci­do tan­tos años al otro lado, y que en la may­oría de los casos no hablan de ven­gan­za, sino de jus­ti­cia, empiezan, por fin, a escucharse.

Cuando Casa Loma fue una base secreta para espiar a los nazis y una inspiración para James Bond

La man­sión Casa Loma, en Toron­to. Foto: Miguel Máiquez / Lat­tin Magazine

«Nadie sabe dónde esta­ba la Estación M. Su local­ización ofi­cial no aparece en ningún sitio…». En una entre­vista con­ce­di­da al diario Toron­to Star en 2015, el his­to­ri­ador e inves­ti­gador Lynn-Philip Hodg­son, autor del libro Inside Camp X, admitía que no hay evi­den­cias aún que acred­iten de for­ma feha­ciente que la denom­i­na­da Estación M (Sta­tion M) se encon­tra­ba en el inte­ri­or de Casa Loma, en pleno corazón de Toron­to. «No exis­ten reg­istros, o, si los hay, están bajo llave en Ottawa», afirma­ba. Tenien­do en cuen­ta que Sta­tion M era el nom­bre en códi­go de una base sec­re­ta en la que emplea­d­os del Ser­vi­cio de Inteligen­cia Británi­co fab­ri­ca­ban mate­r­i­al de espi­ona­je durante la Segun­da Guer­ra Mundi­al, la segun­da opción no resul­ta del todo descabellada.

El pro­pio Hodg­son ha defen­di­do la teoría de que Casa Loma albergó Sta­tion M en numerosos artícu­los y con­fer­en­cias des­de que sal­ió a la luz su libro en el año 2003 (seguirían var­ios más, todos ellos rela­ciona­dos con el mis­mo asun­to), y afir­ma haber tenido acce­so a doc­u­men­tos no pub­li­ca­dos que así lo prue­ban. Y los actuales gestores de la man­sión, el grupo empre­sar­i­al Lib­er­ty Enter­tain­ment, tam­bién lo creen, como mues­tra la exposi­ción per­ma­nente que el pop­u­lar castil­lo ded­i­ca a la his­to­ria de este cen­tro secre­to y a la del lla­ma­do Cam­po X (Camp X) —otro nom­bre en códi­go—, un área de entre­namien­to para­mil­i­tar a oril­las del lago Ontario, que estu­vo conec­ta­da direc­ta­mente con las supues­tas insta­la­ciones sec­re­tas del turís­ti­co caserón neogótico.

Una insignia mil­i­tar con la inscrip­ción ‘Camp X’.

En con­cre­to, y de acuer­do con las inves­ti­ga­ciones de Hodg­son, los estab­los de Casa Loma (o quizá una sala en el inte­ri­or de la man­sión, tal vez los sótanos, o inclu­so alguno de sus túne­les) habrían sido uti­liza­dos para per­fec­cionar un sis­tema de sonar cono­ci­do como ASDIC, emplea­do para detec­tar la pres­en­cia de sub­mari­nos ale­manes (los famosos U‑Boot) en el Atlán­ti­co Norte. El sis­tema se había empeza­do a pro­bar en Lon­dres y, aparente­mente, habría sido desar­rol­la­do, al menos en parte, en Toronto.

El área del caserón en la que se llev­a­ban a cabo los tra­ba­jos esta­ba cer­ra­da al públi­co con una sim­ple señal de «en con­struc­ción», lo que per­mitía a los emplea­d­os que tra­ba­ja­ban en el proyec­to entrar y salir sin lev­an­tar sospe­chas entre los vis­i­tantes de la man­sión, que per­manecía abier­ta al público.

En este cen­tro secre­to se habrían elab­o­ra­do asimis­mo otros uten­sil­ios rela­ciona­dos con el espi­ona­je (incluyen­do pren­das de vestir), todo ello bajo las órdenes de Sir William Stephen­son, un históri­co jefe de espías de Win­nipeg, Man­i­to­ba, cono­ci­do por el nom­bre en clave de «Intre­pid», colab­o­rador del mis­mísi­mo Win­ston Churchill, y coor­di­nador la operación.

«Al mis­mo tiem­po que arri­ba, en el salón de baile de Casa Loma, cien­tos de invi­ta­dos dis­fruta­ban de fies­tas en las que las big bands de la época toca­ban músi­ca de Glenn Miller, bajo sus pies, un equipo de los mejores cien­tí­fi­cos, téc­ni­cos, sas­tres y modis­tas tra­ba­ja­ba sin des­can­so para fab­ricar los arte­fac­tos y el mate­r­i­al requeri­do por Stephen­son», escribe Hodg­son. El inves­ti­gador lle­va más de 40 años estu­dian­do las huel­las de Camp X y Sta­tion M, y ha pasa­do media vida ded­i­ca­do a rescatar y divul­gar el pat­ri­mo­nio históri­co cana­di­ense, lo que le val­ió la con­ce­sión, en 2013, de la medal­la Queen’s Dia­mond Jubilee. La exposi­ción per­ma­nente que Casa Loma ded­i­ca a la Estación M («M», por «Mag­i­cal») y al Cam­po X, habil­i­ta­da en una de las alas del recibidor prin­ci­pal de la man­sión, se nutre prin­ci­pal­mente de la colec­ción per­son­al reuni­da por Hodg­son a lo largo de todos esos años.

La mues­tra incluye uten­sil­ios hal­la­dos en la zona donde estu­vo el cam­po de entre­namien­to (entre Whit­by y Oshawa, en el área que ocu­pa actual­mente el Intre­pid Park), así como otros gad­gets que serían uti­liza­dos por los espías y agentes secre­tos cuan­do se encon­trasen tras las líneas ene­mi­gas. Bajo la pro­tec­ción de una vit­ri­na de cristal, se exhiben des­de un pañue­lo de cuel­lo que es en real­i­dad un detal­la­do mapa, has­ta un botón de cha­que­ta capaz de escon­der una brúju­la dimin­u­ta, pasan­do por el típi­co libro hue­co para ocul­tar un arma, insignias mil­itares con la inscrip­ción «Camp X», u obje­tos más cotid­i­anos como fotografías, cubier­tos, o un peine, este últi­mo, tam­bién, con una pequeñísi­ma brúju­la en su interior.

Algunos de los obje­tos reunidos en la exposi­ción ded­i­ca­da a la Estación M y el Cam­po X en Casa Loma. Fotos: Lat­tin Magazine

Como señala a Lat­tin Mag­a­zine la actu­al encar­ga­da de la colec­ción de arte del castil­lo y el establo de Casa Loma, la argenti­na Marcela Tor­res, «la his­to­ria no es muy cono­ci­da, ni siquiera en Toron­to». «Yo llegué a Canadá hace más de seis años, y no supe de todo esto has­ta que empecé a tra­ba­jar aquí», cuen­ta. De hecho, expli­ca Tor­res, la exposi­ción es bas­tante reciente. Se creó en diciem­bre de 2015 y has­ta entonces «no había nada» que mostrase ese capí­tu­lo del pasa­do de la mansión.

Des­de que, en 1937, el Kiwa­nis Club, más tarde Kiwa­nis Club of Casa Loma (KCCL), se hizo car­go del caserón, ya abier­to el públi­co, era habit­u­al que el castil­lo cel­e­brara even­tos y actos bené­fi­cos. Durante la guer­ra, indi­ca Tor­res, algu­nas de estas fies­tas esta­ban des­ti­nadas a recau­dar fon­dos para apo­yar el esfuer­zo béli­co. Son, prob­a­ble­mente, los bailes a los que hacía ref­er­en­cia Hodg­son. «Yo he vis­to fotos de esos even­tos en los archivos de la ciu­dad de Toron­to, y es cier­to que en algu­nas de ellas apare­cen sol­da­dos, aunque no se puede afir­mar con seguri­dad que estén rela­ciona­dos con Sta­tion M», señala Tor­res. «Lo que está claro es que en ese momen­to nadie sabía lo que esta­ba pasan­do allí», añade.

Ni siquiera las autori­dades munic­i­pales tenían conocimien­to de Sta­tion M, y menos aún del proyec­to rela­ciona­do con el sis­tema ASDIC, el apara­to pre­de­ce­sor del mod­er­no sonar. La pro­duc­ción del ASDIC había comen­za­do en Lon­dres, pero, debido a los con­stantes bom­bardeos ale­manes sobre la cap­i­tal británi­ca durante el Blitz, se hizo nece­sario encon­trar un lugar más seguro para poder con­tin­uar con la inves­ti­gación. De acuer­do con The Cana­di­an Ency­clo­pe­dia, William Cor­man, un inge­niero cana­di­ense, fue el encar­ga­do de ele­gir un nue­vo emplaza­mien­to que debería ser, además, secre­to. Casa Loma, con sus amplios estab­los, sus grandes salas de techos altos y sus túne­les, fue su prop­ues­ta: «¿Quién va a sospechar de un castil­lo estrafalario que cel­e­bra bailes todos los sába­dos por la noche?», dicen que dijo. Cuan­do Cor­man llevó a cabo sus nego­cia­ciones sec­re­tas con el Kiwa­nis Club, el Ayun­tamien­to no fue infor­ma­do. El gob­ier­no de la ciu­dad no se enter­aría has­ta una déca­da más tarde.

Numerosos bar­cos cana­di­ens­es fueron equipa­dos con el ASDIC durante la Segun­da Guer­ra Mundi­al, entre ellos, el HMCS Hai­da, ancla­do actual­mente en Hamil­ton como museo, y en cuyo inte­ri­or pueden verse los com­po­nentes bási­cos del apara­to. El proyec­to ASDIC habría comen­za­do a lle­varse a cabo en Casa Loma en 1941, man­tenién­dose acti­vo has­ta el final de la contienda.

La curado­ra de las colec­ciones de arte de Casa Loma, la argenti­na Marcela Tor­res, jun­to a la exposi­ción sobre Camp X y Sta­tion M. Foto: Lat­tin Magazine

¿Y James Bond?

Jun­to con la his­to­ria de Canadá durante la Segun­da Guer­ra Mundi­al, la otra gran espe­cial­i­dad de Hodg­son es Ian Flem­ing, el céle­bre autor de las nov­e­las de James Bond.

En el año 1939, el escritor fue reclu­ta­do por el Depar­ta­men­to de Inteligen­cia de la Mari­na Británi­ca como asis­tente, más tarde como lugarte­niente y, final­mente, como coman­dante, y llegó a con­ce­bir un plan, la lla­ma­da Operación Ruth­less, para tratar de con­fis­car a los nazis la famosa máquina cod­i­fi­cado­ra Enig­ma. El plan nun­ca llegó a eje­cu­tarse, pero colocó a Flem­ing direc­ta­mente en la órbi­ta de exper­tos del espi­ona­je bélico.

Dos imá­genes (la primera, aérea) de Camp X en 1942. Fotos: camp‑x.com

En 1942, Flem­ing pasó unas sem­anas en Toron­to, durante las cuales vis­itó las insta­la­ciones de Camp X, inau­gu­radas el 6 de diciem­bre del año ante­ri­or. Su obje­ti­vo era adquirir for­ma­ción que más tarde esper­a­ba com­par­tir con un coman­do del que esta­ba a car­go en ese momen­to. Según Hodg­son y otros exper­tos, tan­to el cam­po de entre­namien­to y los ofi­ciales que cono­ció allí (entre ellos, Stephen­son), como los gad­gets que se fab­ri­ca­ban en Casa Loma podrían haber­le servi­do de inspiración para su serie de nov­e­las sobre el agente 007.

La leyen­da cuen­ta que Flem­ing fal­ló una de las prue­bas a las que fue someti­do en Camp X como parte de su entre­namien­to: para com­pro­bar si sería capaz de matar a alguien a san­gre fría, se le pro­por­cionó una pis­to­la car­ga­da y fue envi­a­do a un hotel del cen­tro de Toron­to, infor­mán­dose­le de que en una de sus habita­ciones se encon­tra­ba un agente ene­mi­go al que ten­dría que dis­parar; en real­i­dad, un instruc­tor prepara­do para desar­mar­le a tiem­po. A su famoso per­son­aje, como sabe­mos, no le habría tem­bla­do el pul­so. Flem­ing, sin embar­go, no fue capaz.

Según los cál­cu­los de Hodg­son, quien sigue orga­ni­zan­do tours para estu­di­antes en el par­que donde se encon­tra­ba Camp X, en este cam­po de carác­ter para­mil­i­tar reci­bieron entre­namien­to más de 500 agentes, espías y saboteadores que fueron envi­a­dos a ter­ri­to­rio ene­mi­go en difer­entes misiones. Si alguno de ellos fue hecho pri­sionero, es posi­ble que lograra escapar con la ayu­da de uno de los pañue­los-mapa, o de los botones-brúju­la, elab­o­ra­dos en secre­to entre los muros de Casa Loma mien­tras en el piso de arri­ba se bail­a­ba ale­gre­mente al rit­mo de In The Mood.

La ruinosa fantasía de un financiero millonario

La gigan­tesca man­sión neogóti­ca de Casa Loma, dis­eña­da por el arqui­tec­to E. J. Lennox, e inspi­ra­da en el castil­lo escocés de Bal­moral, fue con­stru­i­da entre 1911 y 1914 por encar­go del excén­tri­co financiero mul­ti­mil­lonario Hen­ry Mill Pel­latt. Situ­a­da en lo alto de una de las col­i­nas de Toron­to, a 140 met­ros sobre el niv­el del mar, cuan­do fue com­ple­ta­da se con­vir­tió en la may­or res­i­den­cia pri­va­da de Canadá, con un total de 6.011 met­ros cuadra­dos y cer­ca de un cen­te­nar de habita­ciones. Sus enormes gas­tos de man­ten­imien­to, sin embar­go, acabaron arru­inan­do a Pel­latt, y en 1933 la ciu­dad de Toron­to se hizo con la propiedad del inmue­ble. La man­sión se encon­tra­ba entonces en un esta­do de gran dete­ri­oro, por lo que el Ayun­tamien­to se planteó su demoli­ción. Sin embar­go, en 1937, Casa Loma fue arren­da­da al Kiwa­nis Club de Toron­to, que la ges­tionó como atrac­ción turís­ti­ca abier­ta al públi­co durante 74 años, has­ta 2011. Una vez final­iza­do el con­tra­to, la man­sión volvió a manos munic­i­pales de for­ma tem­po­ral, has­ta encon­trar un nue­vo arren­datario. Final­mente, en 2014, se llegó a un acuer­do con la actu­al gesto­ra, la empre­sa Lib­er­ty Enter­tain­ment Group.

Quién es Richard Wagner, el nuevo presidente de la Corte Suprema de Canadá

El nue­vo pres­i­dente de la Corte Supre­ma de Canadá. el juez Richard Wag­n­er. Foto: Andrew Bal­four Pho­tog­ra­phy – Supreme Court of Cana­da / Wiki­me­dia Commons

El primer min­istro cana­di­ense, Justin Trudeau, pro­pu­so el pasa­do martes al juez que­be­qués Richard Wag­n­er como nue­vo pres­i­dente de la Corte Supre­ma de Canadá, uno de los car­gos más impor­tantes en el sis­tema judi­cial del país. Wag­n­er, naci­do en Mon­tre­al hace 60 años, tomará pos­esión el próx­i­mo día 17, en susti­tu­ción de Bev­er­ley McLach­lin, quien se reti­ra este viernes tras 28 años de ser­vi­cio en el más alto tri­bunal canadiense.

Con el nom­bramien­to de Richard Wag­n­er, Trudeau rompe con una tradi­ción, la de pro­pon­er para el puesto al miem­bro de más edad de la corte (en este caso, Ros­alie Abel­la), pero recu­pera otra, la de alternar entre un mag­istra­do de la parte angló­fona de Canadá exper­to en la jurispru­den­cia y el dere­cho anglosajones (com­mon law) que rige en esa parte del país, y uno de Que­bec espe­cial­ista en la leg­is­lación y los códi­gos civ­il y penal de raigam­bre con­ti­nen­tal (civ­il law), vigentes en la provin­cia francó­fona. Tan­to el Cole­gio de Abo­ga­dos de Que­bec como la leg­is­latu­ra de esta provin­cia habían acor­da­do por una­n­im­i­dad solic­i­tar al primer min­istro el nom­bramien­to de un mag­istra­do que­be­qués como nue­vo pres­i­dente de la Corte Suprema.

La apues­ta por Wag­n­er deja a un lado, por otra parte, el obje­ti­vo de Trudeau de nom­brar a mujeres en car­gos ‘senior’ siem­pre que sea posi­ble. Ros­alie Abel­la, de 71 años de edad y con 13 de expe­ri­en­cia en el alto tri­bunal, es una mag­istra­da recono­ci­da inter­na­cional­mente por su altura int­elec­tu­al y por su com­pro­miso en defen­sa de los dere­chos humanos, por lo que habría sido una opción total­mente pausible.

Con un suel­do total de 405.400 dólares, y aparte de pre­sidir la Corte Supre­ma, Wag­n­er será asimis­mo el pres­i­dente del Con­se­jo Judi­cial Cana­di­ense (el esta­men­to que reúne a los jue­ces fed­erales), y del con­se­jo del Insti­tu­to Judi­cial Nacional, encar­ga­do de la edu­cación jurídi­ca. Tam­bién ejercerá como con­se­jero para la con­ce­sión de la Orden de Canadá, y como posi­ble susti­tu­to de la Gob­er­nado­ra Gen­er­al, Julie Payette.

Centrista

Hijo del senador del Par­tido Con­ser­vador Claude Wag­n­er, Richard Wag­n­er es con­sid­er­a­do un juez cen­trista, no espe­cial­mente ale­ja­do de, aunque tam­poco espe­cial­mente cer­cano a, las posi­ciones del Par­tido Lib­er­al, y que en prin­ci­pio se siente cómo­do con el voto may­ori­tario en el seno del Tri­bunal. Se ha descrito a sí mis­mo como un seguidor con­ven­ci­do de los prin­ci­p­ios de impar­cial­i­dad y despoli­ti­zación de la jus­ti­cia. En 2012 afir­mó que veía la Car­ta de Dere­chos y Lib­er­tades como «un doc­u­men­to vivo y en evolu­ción». Miem­bro de la Corte Supre­ma des­de 2012, votó a favor en muchas de las deci­siones aprobadas por una­n­im­i­dad por el alto tri­bunal en con­tra de leyes prop­ues­tas por el ante­ri­or primer min­istro, el con­ser­vador Stephen Harp­er, si bien se ha incli­na­do más de una vez a favor de medi­das más duras en asun­tos rela­ciona­dos con la criminalidad.

Entre los momen­tos polémi­cos de su car­rera se encuen­tra su decisión, toma­da el año pasa­do, de dejar fuera de las audi­en­cias a gru­pos rep­re­sen­tantes de la comu­nidad LGBTQ, en una apelación rela­ciona­da con un caso de dis­crim­i­nación por ori­entación sex­u­al en el que esta­ba impli­ca­da la uni­ver­si­dad cris­tiana Trin­i­ty West­ern, y que afe­cata­ba a los cole­gios legales de Ontario y Colum­bia Británi­ca. En aque­l­la ocasión, Wag­n­er defendió la medi­da (en una expli­cación ante la pren­sa, algo poco común entre los mag­istra­dos de la Corte Supre­ma), ase­gu­ran­do que no esta­ba inten­tan­do excluir a ningu­na de las voces en el debate. La decisión de Wag­n­er fue final­mente rever­ti­da por la entonces pres­i­den­ta de la Corte Supre­ma, Bev­er­ley McLachlin.

No obstante, su trayec­to­ria en la Corte Supre­ma no se ha car­ac­ter­i­za­do por pre­sen­tar un per­fil espe­cial­mente desta­ca­do, por lo que muchos exper­tos coin­ci­den en señalar que es difí­cil pre­de­cir cuál será su ori­entación. La may­oría val­o­ra, en cualquier caso, su alta preparación, su total bil­ingüis­mo, su bue­na mano con los abo­ga­dos y su talante «amable».

Wag­n­er, cuyos abue­los emi­graron a Canadá des­de Bavaria (Ale­ma­nia), es católi­co (edu­ca­do con los jesuitas) y padre de dos hijos (un hijo y una hija), ambos tam­bién abo­ga­dos. Está casa­do con la jueza de la Corte Supe­ri­or de Que­bec Cather­ine Man­dev­ille. La may­or parte de su car­rera pro­fe­sion­al la ejer­ció como abo­ga­do de empre­sas en Mon­tre­al, has­ta que fue elegi­do juez de la Corte Supe­ri­or de Que­bec en 2004, y después, en 2011, de la Corte de Apela­ciones de esta mis­ma provincia.

La cúspide del sistema judicial

La Corte Supre­ma de Canadá, con sede en Ottawa, está for­ma­da por un total de nueve jue­ces, inclu­i­do el pres­i­dente. Todos los mag­istra­dos son des­ig­na­dos por el Gabi­nete de Min­istros a prop­ues­ta del primer min­istro, y aproba­dos, de for­ma sim­bóli­ca, por el Gob­er­nador Gen­er­al. Situ­a­da en la cúspi­de de la pirámide judi­cial, la Corte es el últi­mo recur­so para las apela­ciones proce­dentes de los tri­bunales provin­ciales y de la Corte Fed­er­al de Apela­ciones, si bien en algunos casos las apela­ciones se real­izan direc­ta­mente des­de los tri­bunales de primera instan­cia. La Corte Supre­ma puede ser con­sul­ta­da tam­bién por el Gob­ier­no sobre impor­tantes cues­tiones jurídi­cas, incluyen­do la con­sti­tu­cional­i­dad o no de una prop­ues­ta de ley, ya sea provin­cial o fed­er­al, o cues­tiones rel­a­ti­vas a la división de poderes.