Rick

casablanca-ingrid-bergman-featured

Café A Brasileira, Lisboa, en el Barrio Alto. Once y media de una tórrida noche de verano. El calor se mezcla con el ruido y con las voces de la gente, como si todo fuese una misma cosa. Sobre la mesa, una botella de oporto y dos vasos.

IL­SA: No he de­ja­do de pen­sar en él ni un so­lo día, Lo­u­ie. Ni un so­lo día.

LO­U­IE: Lo sé, que­ri­da, lo sé.

IL­SA: Ni uno so­lo.

Un comentario en “Rick

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *